23 de marzo de 2020
23.03.2020

Fin a las 'vacaciones' de Tahuco

Uno de los narcotraficantes y ladrones de droga más conocidos de Tenerife en la pasada década logró escabullirse ocho meses tras no volver a una cárcel de Cádiz

23.03.2020 | 01:02
Tras ser capturado, el condenado por tráfico de droga ingresó en Tenerife II.

Natural del barrio de Finca La Multa, en Santa Cruz, Tahuco S.F. formó parte de una generación de "chicos de barriada" que decidieron actuar sin escrúpulos para ganar mucho dinero en muy poco tiempo con la distribución de estupefacientes. Para ello, no dudaban en dar palizas o secuestrar a otros traficantes para apoderarse de su mercancía. Un día fue atrapado por la Policía Nacional y condenado a más de 10 años de prisión. Desde julio de 2019 estuvo escondido en la Isla. Al final, investigadores de la Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Norte de la capital tinerfeña lo detuvieron en Tejina (La Laguna).

Fue uno de los distribuidores de droga y ladrones de traficantes (paleros) más conocidos de Tenerife durante la pasada década. Tahuco S.F., de 34 años y con numerosos antecedentes, pertenece a una generación de chicos de barriada que decidió actuar sin escrúpulos en el ámbito de la venta de sustancias estupefacientes para obtener mucho dinero en muy poco tiempo. La violencia y la intimidación formaban parte de su manera de proceder. Y destacar con nombre propio en ese sector de la delincuencia suponía que muchos otros traficantes a pequeña o mediana escala le tuvieran miedo. A Tahuco se le vinculó en su momento con las andanzas protagonizadas por "Los gemelos de Añaza", los Prieto Benítez, en una época en la que también se hicieron fuertes personas del citado barrio, como Aarón o Moi "El Orejas". Hasta que un día Tahuco fue detenido por agentes destinados en el ya desaparecido Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (Greco) de la Policía Nacional en Santa Cruz de Tenerife, que consiguieron que la autoridad judicial lo enviara a prisión y fuera condenado a más de 10 años por tráfico de droga.

Hace pocos días, Tahuco volvió a estar en el objetivo de investigadores de la Policía Nacional de Santa Cruz de Tenerife. En julio del 2019 obtuvo un permiso y consiguió salir del centro penitenciario del Puerto de Santa María, en Cádiz, donde cumplía su condena. Pero decidió no regresar a la cárcel.

Conocido por no tener mucha altura, pero sí una gran corpulencia, este vecino de Santa Cruz de Tenerife logró permanecer fugado de dicha prisión nada menos que ocho meses. Originario de la zona de Finca La Multa, junto al barrio de Santa Clara, en el Distrito de Ofra, supo moverse por las calles y por algunos enclaves sin que se le delatara a las fuerzas de seguridad. Y eso que, según algunas fuentes, en determinados ambientes no cuenta con demasiados amigos, como sí poseen otros delincuentes vinculados al narcotráfico de su misma generación.

Después de constatarse su no regreso a prisión, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 del Puerto de Santa María dictó una orden de búsqueda y detención contra él en el verano pasado. La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife decretó también una requisitoria para su captura y reenvió a la celda.

En el tiempo en que estuvo prófugo, una de las hipótesis de los funcionarios es que presuntamente pudo recibir ayuda de familiares o su entorno de amistades. Según algunas fuentes consultadas, "no ha trabajado en su vida" y hasta que fue detenido y condenado solo se había dedicado a cometer delitos, sobre todo de tráfico de drogas y el robo a otros traficantes para obtener el doble de beneficio con sus operaciones. La noche del 29 de noviembre del 2008 murió en el barrio santacrucero de San Andrés Guillermo Cabrera, más conocido como Memo, tras recibir un puñetazo y caer sobre el bordillo de una acera. A Tahuco se le llegó a vincular con los hechos, pero nunca se pudo probar su participación en el homicidio imprudente y no fue condenado por ello. La acusación particular trató, sin éxito, de demostrar que pudo ofrecer dinero a otro procesado para que se inculpara. Hace pocas semanas, investigadores de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Norte consiguieron localizarlo en el barrio lagunero de Tejina, donde trataba de pasar desapercibido. Mediante un operativo con agentes de paisano y de uniforme, se puso fin a sus vacaciones en la Isla. Tras ser puesto a disposición judicial, se le envió, en un primer momento, al centro penitenciario Tenerife II.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook