10 de marzo de 2020
10.03.2020
Investigación

Detenido por robar la patente a un inventor y hacerle perder 1,5 millones en Ávila

La víctima creó el conocido como 'FrozenCut', un cuchillo térmico que alcanza los 200 grados

10.03.2020 | 12:41

La Guardia Civil de Ávila ha detenido a una persona e investiga a otra, por usurpar supuestamente una patente internacional a su verdadero inventor, que habría sufrido un perjuicio económico que rondaría el millón y medio de euros.

La víctima es un vecino de Las Navas del Marqués (Ávila), inventor del conocido como 'FrozenCut', un cuchillo térmico que alcanza una temperatura de 200 grados y que permite cortar productos congelados sin esfuerzo y logra la completa esterilización de las herramientas de corte.

Según ha informado este martes en nota de prensa el Instituto Armado, la detención se produjo el pasado febrero por un supuesto delito de apropiación indebida, contra la propiedad industrial, administración desleal, daños informáticos, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios.

La investigación comenzó el pasado enero tras un requerimiento judicial a la Guardia Civil de Ávila para que iniciara investigaciones en torno a una posible usurpación de una patente internacional, registrada por la invención de un aparato tecnológico.

La víctima creó en 2014 ese producto en España, para un año después hacerla internacional, presentándola a ferias internacionales a partir de 2016 y recibiendo diferentes premios.

Ante el interés comercial, su inventor creó la empresa para la fabricación y distribución del cuchillo, asociándose para ello con un amigo que tenía conocimientos en administración de empresas y contratando a un agente de la propiedad industrial, encargado de vigilar y evitar que se inscribieran patentes similares al invento ya registrado.

Según la Guardia Civil, el perjudicado, para perfeccionar el invento se trasladó a China, momento que su socio y el agente de propiedad industrial aprovecharon para registrar la patente, ya mejorada, sin que éste sospechara nada.

Tras el éxito del producto, el socio y el agente de la propiedad dejaron de contactar con el inventor y le eliminaron de sus cuentas de correo; y el autor de la idea comenzó a recibir llamadas para eliminar contratos ya que había otra persona con la patente, que resultó ser su socio.

Al comprobar que se registraba una patente exactamente igual a la suya en la Oficina Española de Patentes y Marcas a nombre de su socio, el inventor de la misma puso los hechos en conocimiento de la Autoridad Judicial. Las investigaciones permitieron constatar quién era el inventor real y detener al socio y al agente de la propiedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook