14 de febrero de 2020
14.02.2020

El escalofriante paseo de dos personas por el esqueleto del 'mamotreto de Añaza'

Los vecinos de Acorán denuncian las prácticas peligrosas que llevan a cabo en el inmueble

14.02.2020 | 18:50
Dos personas se pasean por los balcones del 'mamotreto de Añaza'.

Dos personas se juegan la vida recorriendo lo que iban a ser los balcones del inacabado hotel de Acorán, más conocido como 'mamotreto de Añaza'. Los vecinos vuelven a denunciar no solo que la gente se salta el vallado que impide el acceso al esqueleto de este edificio, sino que también realizan prácticas peligrosas como pasar de balcón a balcón cuando estos se encuentran a varios metros de altura y, además, carecen de cualquier tipo de protección, puesto que la construcción de lo que se proyectó como un gran hotel en la costa de Acorán nunca llegó a concluirse.

A principios del pasado enero, otro grupo de jóvenes se colaba en el mamotreto de Azaña para volar un dron y tirar bengalas desde la última planta del inmueble. En aquella ocasión, los vecinos aseguraron que estas personas "llevaban varios días entrando".

Un grupo de constructores alemanes obtuvieron en 1973 los permisos municipales necesarios para construir un hotel en una parcela del litoral de Acorán, un terreno que en estas fechas aún pertenecía al municipio de El Rosario. Sin embargo, ese mismo año, la obra fue suspendida.

Durante muchos años, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha tratado de localizar a los propietarios de este inmuebles, pues es a ellos a quienes les corresponde asumir los costes de la demolición de este inacabado hotel que lleva 44 años abandona y cuyo derribo ronda los dos millones de euros. De hecho, en agosto del pasado año, la Gerencia de Urbanismo emitía una resolución, tras localizar a algunos de los propietarios, mediante la que se les ordenaba que iniciaran en el plazo de dos meses los trámites para tirar abajo el edificio o concluir las obras. Aún se está a la espera de que contesten a los requerimientos municipales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook