15 de enero de 2020
15.01.2020

Un muerto y un desaparecido tras una explosión en Tarragona

Ocho personas resultaron heridas por el incendio en la planta petroquímica. No hubo nube tóxica, pero miles de vecinos debieron resguardarse en sus casas

14.01.2020 | 23:15
Imagen delo incendio registrado tras la explosión.

Una persona murió, ocho resultaron heridas y otra está desaparecida tras una fuerte explosión que originó un gran incendio en una industria de la zona petroquímica de Tarragona, que obligó a confinar a miles de vecinos en sus casas, aunque sin provocar una nube tóxica. La explosión, que fue perceptible a varios kilómetros a la redonda, se originó, por motivos que se investigan, a las 18:41 horas en la empresa Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE), situada en La Canonja, junto a la N-340, y dedicada a la elaboración de óxido etileno, que no es tóxico pero sí muy inflamable.

Ocho trabajadores de esta empresa sufrieron quemaduras debido a la explosión y posterior incendio, dos de los cuales fueron evacuados al hospital del Vall d'Hebrón, uno en estado crítico y otro muy grave. De los otros seis operarios con lesiones, uno fue trasladado con quemaduras de diversa consideración al Hospital Juan XXIII de Tarragona, mientras que los otros cinco sufrieron heridas leves y tres de ellos fueron dados de alta.

Búsqueda de los bomberos

Además, otro operario está desaparecido, por lo que los Bomberos trataban de localizarle anoche en la zona petroquímica. Según la Generalitat, la onda expansiva podría haber provocado el derrumbe parcial de un edificio de cinco plantas en la plaza García Lorca de Torreforta, donde un vecino murió y otro tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad. La titular del Juzgado de instrucción número 1 de Tarragona se dirigió al lugar tras tener confirmación, por parte de los Mossos d'Esquadra, de que una persona había muerto al quedar sepultada en el edificio, debido a la explosión, según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Los Bomberos de la Generalitat, que enviaron a una treintena de dotaciones a la zona petroquímica de La Canonja, lograron contener la fuerza de las llamas de un tanque con óxido de etileno y se desplegaron para buscar en el interior del recinto al operario desaparecido. Poco antes de las 22:00 horas, los Bomberos dieron el incendio por estabilizado, aunque todavía no está controlado, por lo que siguen en la zona intentando extinguir las llamas en el tanque afectado.

La explosión originó una gran columna de fuego y humo, muy vertical, y provocó un estruendo que hizo temblar el suelo en la zona de la petroquímica y sus alrededores, donde Protección Civil activó la fase de emergencias del plan de reacción ante los accidentes químicos (Plaseqcat). Algunos vecinos se quejaron de que las sirenas de alarma no sonaron, pese a la importancia de esta incidencia, mientras la Federación de Industria de CCOO de Cataluña denunció que el Plan de emergencias del sector químico "ha fallado". La afectación de la explosión no sobrepasó el perímetro del polígono, por lo que Protección Civil no activó las sirenas de alarma, según argumentó la Generalitat.

Visita de las autoridades

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente, Pere Aragonès, el consejero de Interior, Miquel Buch, y la de Salud, Alba Vergés, se desplazaron al centro del 112 de Reus (Tarragona), donde se reunieron con los responsables de los equipos de emergencia para hacer un seguimiento del dispositivo.

Al finalizar, hacia las 21:45 horas, Torra compareció junto a los consejeros ante los medios para lanzar un mensaje de calma a la población, mostrar su solidaridad con las víctimas y agradecer la labor de los equipos de emergencia. Protección Civil pidió inicialmente el confinamiento de los vecinos de Tarragona, Salou, Vila-seca, Reus, Constantí, El Morell y La Canonja, aunque hacia las 19:30 horas lo restringieron a La Canonja y Vila-seca, y en el resto de localidades sólo si había molestias por humo. El confinamiento se levantó minutos después de las 21:30 horas, ya que, según el consejero de Interior, Miquel Buch, no existió riesgo para la salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook