Un hombre de unos 50 años, con múltiples antecedentes por violencia de género, falleció ayer tras ser abatido por disparos de la Policía después de apuñalar a dos agentes, uno de ellos gallego, en la calle Caranavajos número 12, en el distrito madrileño de Villa de Vallecas.

El 091 recibió una llamada a las 02:25 horas de una mujer, que alertó de que el novio de su hija estaba amenazándola con quemarla viva en su domicilio y portaba un cuchillo. Al lugar acudió un vehículo radiopatrulla de la Policía Nacional, que acompañó a la madre a la vivienda.

Fuentes policiales explicaron a Europa Press que fue el hombre abatido el que dejó la puerta abierta dejando la casa a oscuras. Los agentes accedieron al inmueble por el pasillo cuando el agresor se abalanzó hacia ellos con el arma blanca. De esa manera logró acuchillar a uno de los funcionarios en el tórax, muy cerca de la clavícula, y este afectado cayó al suelo. Las mismas fuentes exponen que el chaleco que portaba el agente fue clave, dado que logró parar en parte la puñalada. En el caso del segundo policía, se le tiró al cuello y le generó un corte muy profundo en la zona facial. Ante la agresividad del hombre y para evitar que el ataque continuara, el agente que estaba en el suelo hizo uso de su arma y efectuó dos disparos, que causaron la muerte de este hombre casi en el acto.

El policía herido grave en el rostro fue trasladado al Hospital 12 de Octubre mientras que el otro fue derivado con el mismo pronóstico al Hospital Clínico San Carlos.

El fallecido de origen magrebí y contaba con múltiples antecedentes por malos tratos y quebrantamiento de condena. Los dos funcionarios recibieron el alta durante la jornada de ayer. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; y el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras, hablaron con ellos para desearles "una pronta recuperación". "Afortunadamente, los dos agentes heridos esta madrugada en Madrid están fuera de peligro. He hablado con ellos para desearles una pronta recuperación y agradecerles su trabajo y el de toda la policía en la lucha contra la violencia de género", dijo Grande-Marlaska en su cuenta de Twitter. Fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia le desearon "una pronta recuperación". Además, destacan que ambos pudieron salvar la vida gracias a sus chalecos antibalas.