07 de diciembre de 2019
07.12.2019
detenida una empresaria inmobiliaria por amenazas

Renuka Satyani señaló con el dedo a tres matones y dijo que eran "sus abogados"

La mujer acusada de amenazas y lesiones a un inversor queda en libertad con cargos v La investigada cerró las cortinas de una sala del Casino para ocultar la agresión

06.12.2019 | 22:10

La empresaria Renuka Satyani, de 38 años, que fue detenida por la Policía Nacional como presunta autora de los delitos de obstrucción a la justicia, amenazas y lesiones a un inversor inmobiliario quedó en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial. Los hechos ocurrieron en una pequeña sala de juntas del Real Casino de Tenerife durante la mañana del pasado 21 de noviembre, en la que la ahora acusada y la víctima habían quedado supuestamente para intentar llegar a un acuerdo extrajudicial, después de que el afectado presentara una demanda contra la empresa de Renuka para intentar cobrar el dinero que le debe.

La Brigada de Policía Judicial arrestó a Renuka el martes 3 de diciembre y al día siguiente fue presentada ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Santa Cruz de Tenerife. En este acto, la acusada se acogió a su derecho a no declarar ante la juez.

Por ahora, los investigadores siguen con las pesquisas para tratar de identificar y localizar a los tres matones que acompañaron a Renuka Satyani al club social para amedrentar al intermediario inmobiliario Víctor Estévez. Las partes implicadas acordaron celebrar una reunión el día de los hechos y se citaron en la primera planta del Real Casino de Tenerife. En primer lugar llegó el inversor y su letrado, Javier Velasco. Y poco después en dicho edificio entraron cinco personas: Renuka Satyani, su padre, 'Tony' Satyani, y tres individuos muy corpulentos.

En una pequeña sala de juntas

El progenitor de la acusada se quedó en el vestíbulo, y Renuka y los tres hombres musculosos subieron a la primera planta. Cuando se encontraron en la pequeña sala de juntas, la mujer señaló con el dedo a los tres matones y aseguró: "estos son mis abogados". Los tres acudieron a la reunión con camisetas ajustadas. Uno de estos individuos, con acento canario, se dirigió al letrado de la víctima y le gritó: "¡Tú, sal de aquí ahora mismo!". El abogado del afectado y uno de los guardaespaldas salieron al exterior y este último cerró la puerta. Además, le ordenó al representante jurídico que se sentara allí y con una mano sobre el hombro lo llevó al sillón. En aquel momento llegó un camarero con cafés, pero el matón le aconsejó que se estuviera quieto allí y no avisara a nadie.

En el interior de la sala, Renuka cerró las cortinas para que desde el exterior no pudiera verse lo que iba a ocurrir allí. Uno de los matones se aproximó al inversor que denunció a la mercantil de la mujer, Víctor Estévez, y le exigió que quitara la demanda. E, inmediatamente después, le pegó un puñetazo que impactó en su oreja izquierda y en la parte lateral trasera de la cabeza.

A continuación, Renuka Satyani advirtió al intermediario inmobiliario: "eso es lo que te va a pasar a ti, a tu familia y al otro". El "otro" es un segundo empresario al que supuestamente también debe dinero la mercantil de Renuka y su familia. En ese instante, la víctima empezó a gritar: "¡Socorro!, ¡Socorro!" y a llamar a su abogado insistentemente para que lo ayudara. Ante esa circunstancia, el letrado solicitó de forma educada al matón que lo dejara entrar. Pero su respuesta fue negativa y añadió: "¡Lo están resolviendo entre ellos, siéntate!". Poco después, los tres hombres y la ahora acusada bajaron al vestíbulo y, junto al padre de la mujer, abandonaron el Real Casino de Tenerife por la puerta principal. El acceso y la salida de las cinco personas del inmueble fue grabada por las cámaras de videovigilancia de la sede de la histórica sociedad santacrucera.

Las imágenes fueron entregadas a la Brigada de Policía Judicial, que ahora trata de identificar a los matones.

Expulsión del Casino

Los momentos de pánico sufridos por la víctima le hicieron dudar sobre si retirar la demanda económica o no. Y, además, se planteó si debía denunciar la agresión y las amenazas sufridas o no. Finalmente, la denuncia fue interpuesta el pasado 26 de noviembre en la Comisaría de la Policía Nacional del Puerto de la Cruz. En base al lugar en el que ocurrieron los hechos, el caso fue remitido a la Policía Judicial de Distrito Sur de la capital tinerfeña. Como consecuencia de los hechos mencionados, la Junta Directiva del Real Casino de Tenerife aprobó por unanimidad incoar un expediente de expulsión de Renuka y 'Tony' Satyani como socios de la entidad, así como la prohibición de su entrada en la señera institución de forma permanente, ni siquiera como invitados o asistentes a un acto.

La familia Satyani se dedica a la inversión y la intermediación inmobiliaria. Y, según algunas fuentes, es una de las más poderosas en dicha actividad en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook