29 de octubre de 2019
29.10.2019

Piden prisión permanente revisable al acusado del triple asesinato de Guaza

La Fiscalía solicita la máxima pena, al estimar que el joven Ricardo Ortega actuó cuando las víctimas no podían defenderse, causándoles un dolor innecesario y en el instante en que eran muy vulnerables

29.10.2019 | 00:49
Investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil y del Laboratorio de Criminalística esclarecieron el triple asesinato.

La Fiscalía de Santa Cruz de Tenerife solicita la pena de prisión permanente revisable para el joven Ricardo Ortega, que en marzo del año pasado presuntamente asesinó a sus padres adoptivos y a su abuelo en una vivienda situada en la zona de Guaza, en el municipio de Arona. Así lo adelantó ayer la Cadena SER, que también informa de que el acusado, a pesar de que consumió drogas el mismo día de los hechos, no tenía afectadas sus capacidades de conocimiento cuando ocurrió el trágico suceso. Además, según dicha emisora, el Ministerio Público estima que el autor confeso tiene una personalidad extremadamente narcisista.

Ortega, que actualmente tiene 24 años, fue adoptado a una corta edad por una maestra del colegio Pérez de Valero, en Los Cristianos, Carmen Nola, y su marido, Antonio Ortega, conocido en el lugar como "El Palmero". El matrimonio y el padre de ella, Luciano M., sufrieron heridas mortales de arma blanca.

La mujer, de 59 años, registró lesiones en el cuello, al igual que su progenitor. Respecto al esposo de la primera, acabó con puñaladas en el tórax. A las 5:40 horas del 23 de marzo de 2018, el individuo realizó una llamada a los servicios de seguridad y emergencias para informar de que había hallado a sus familiares muertos cuando llegó a la vivienda. Además, contó que, al llegar a su domicilio, había escuchado ruidos y observó cómo una personal escapaba del lugar. El triple asesinato ocurrió en el interior de una casa de varias plantas situada en medio de la finca de plátanos de las víctimas, en el paraje conocido como Llanos de Guaza.

Personal de una ambulancia que acudió a la vivienda únicamente pudo certificar la muerte violenta de las tres personas. Debido a las características del hecho, se activó a los investigadores de la Guardia Civil, concretamente al Equipo Territorial de la Policía Judicial de Playa de las Américas, a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Santa Cruz de Tenerife y al Laboratorio de Criminalística.

Los agentes de paisano comenzaron a tomar declaración a Ricardo Ortega y empezaron a detectar contradicciones en su relato. Ante dicha circunstancia, lo informaron de que pasaba a tener la condición de investigado. En ese momento, el joven se desplomó y confesó que había sido el autor de los asesinatos. En pocas horas se había esclarecido el triple homicidio. Ricardo Ortega estudiaba Ingeniería mecánica en Madrid y en sus visitas veraniegas a La Palma, de donde procedía su familia adoptiva, se le veía muy solitario y con gran adicción a las drogas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook