Miembros de la Policía Local de La Laguna destinados en la Unidad de Refuerzo al Servicio e Intervención (URSI) detuvieron en la madrugada del pasado sábado a un joven de 21 años de edad como presunto autor de un delito de lesiones, ya que provocó heridas de arma blanca a otros dos varones en el interior de un establecimiento situado en la zona de El Cuadrilátero. En el servicio colaboraron policías nacionales de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría lagunera.

Además, los citados agentes municipales arrestaron a otro individuo, también de 21 años y amigo del anterior, por enfrentarse y agredir a dichos funcionarios.

El suceso comenzó en un pub situado en las inmediaciones de la plaza Víctor Zurita Soler, según explicaron las fuentes consultadas.

Por circunstancias que se investigan, un individuo identificado como D.G.F.S. usó un puñal de mango y hoja semicircular para atacar a otra persona.

Debido al altercado, personal de seguridad del local de ocio nocturno alertaron a los siete integrantes de la URSI que estaban en las proximidades. Los agentes comprobaron que D.G.F.S. tenía una herida relevante en la mano derecha, por lo que llamaron a una ambulancia. El joven fue llevado inicialmente al centro de salud de San Benito, pero debido a la importancia de la herida fue derivado al área de Urgencias del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (Hunsc), donde le dieron 35 puntos de sutura.

Mientras permaneció en el complejo sanitario, el joven estuvo custodiado por una pareja de agentes.

Debido a las circunstancias, los profesionales de la Unidad de Refuerzo al Servicio e Intervención procedieron a desalojar el establecimiento por seguridad.

Entre los clientes había dos jóvenes que resultaron lesionados. Uno de ellos tenía un corte en sus nudillos, mientras que el segundo presentaba heridas inciso-contusas en un pómulo, una ceja, un omóplato y un hombro en el lado izquierdo de su cuerpo.

Cuando salieron al exterior del pub, ambos afectados identificaron a D.G.F.S. como la persona que minutos antes los había atacado con un arma blanca.

Sin embargo, los policías locales debieron llevar a cabo una actuación paralela. Mientras varios de ellos garantizaban el perímetro de seguridad en torno al local, un amigo del primer arrestado lanzó una botella de vidrio contra los miembros de la URSI.

Además, en varias ocasiones intentó romper el espacio de seguridad establecido por los funcionarios policiales.

Y, en un determinado momento, lanzó una patada frontal contra un agente, al que rozó levemente.

Ante dicha conducta, los profesionales del cuerpo de seguridad optaron por detenerlo y presentarlo en las dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional de La Laguna.

Debido a las características del suceso, la URSI solicitó a los responsables del local donde tuvo lugar el altercado que no borraran las imágenes de las cámaras de videovigilancia, ya que pueden servir de prueba en el caso.