03 de agosto de 2019
03.08.2019
Tías | Homicidio en Puerto del Carmen

"Federico salió corriendo detrás de Rachid y lo remató"

Yoara Pareja, empleada de Renner Bikes, relata cómo su hermana presenció la agonía del fallecido cuando acudió al local a pedir ayuda.

03.08.2019 | 16:43
Negocio de alquiler de bicicletas, ayer, al que acudió Rachid el pasado jueves a pedir auxilio tras haber sido apuñalado.

Un guardia civil exento de servicio que de forma circunstancial se encontraba junto a otros dos compañeros en las inmediaciones del restaurante Las Vegas, en la zona turística de Puerto del Carmen, el pasado jueves cuando el empresario Rachid B. (45 años) fue apuñalado de muerte por su empleado cocinero Federico A.E.M., alcanzó a quitarle el cuchillo a este último nada más percartarse de lo ocurrido.

Federico, de 59 años, fue detenido de forma inmediata y está acusado de supuesto homicidio. Es natural de la isla de Gran Canaria y reside en el municipio de Tías. Este sábado pasará a disposición judicial en los juzgados de Arrecife .

Aunque en un principio la Benemérita informó de que eran dos los guardias civiles de la Agrupación de Tráfico del Destacamento de Arrecife que se encontraban fuera de servicio de casualidad en la zona, en realidad eran tres compañeros.

Rachid, marroquí y padre, de tres niños, recibió dos puñaladas en el cuello y malherido tras la discusión con el cocinero de Las Vegas, negocio que regentaba el fallecido desde el pasado mes de noviembre, acudió a pedir auxilio a los locales cercanos del Centro Comercial Marítimo en el que se ubica su establecimiento. La discusión se originó en el restaurante y continuó por uno de los pasillos del citado centro comercial hasta que Rachid se desplomó y murió sin que se pudiera hacer nada por salvar su vida.

Un trabajador de Renner Bikes que prefiere no desvelar su nombre, a donde Rachid acudió en busca de ayuda, vio que el marroquí estaba "asustado", pero no se percató de las manchas de sangre porque "vestía ropa negra, como era habitual", por lo que a priori no se dio cuenta de la gravedad de la agresión ni de las manchas de sangre.

Yoana Pareja, empleada también de la misma tienda de alquiler de bicicletas, no se encontraba el jueves en su trabajo porque era su día libre. Sin embargo, una hermana suya, trabajadora al igual que ella de Renner Bikes, presenció la agonía de Rachid y se encuentra aún muy afectada por la escena. "Me contó que vio cómo Federico salió corriendo detrás de Rachid y lo remató tras haberlo apuñalado", dijo Yoana.

Tanto Yoana como sus compañeros indicaron que con anterioridad al fadítico episodio, "nunca" habían escuchado una discusión entre Federico y Rachid ya que "ambos son dos personas tranquilas y educadas". Renner Bikes y Las Vegas son dos inmuebles anexos.

A Danilo Caballero, camarero de un local próximo, también le extraña lo sucedido. "Nunca he escuchado gritos procedentes del restaurante Las Vegas", manifestó mientras atendía a unos clientes.

Pago puntual del alquiler


Los antiguos empresarios que regentaban Las Vegas traspasaron la actividad a Rachid hace ocho meses. Este emprendedor, que llevaba en Lanzarote desde 1999, pagaba el alquiler todos los meses desde que se estableció en el inmueble, en el que servía cocina española y marroquí. La mujer de Rachid, que se encargaba de la limpieza de Las Vegas, está en Marruecos de vacaciones con los hijos de ambos, pero adelantará su regreso a Lanzarote tras la inesperada muerte de su marido.

Rachid había manifestado al propietario de local, un empresario lanzaroteño, que si podía cambiarle el nombre del mismo, ya que su intención era denominarlo Lo Marrakech y ampliar la carta con más platos de su país. El dueño se mostró conforme con la nueva denominación.

El fallecido había estado trabajando durante una temporada?en la hostelería en Costa Teguise hasta que decidó emprender un negocio por su cuenta.

Mustafá El Fakir, que trabajaba como camarero desde hacía tres meses con Rachid, al que "echaba una mano en el restaurante por las tardes', no pegó ojo en la noche del jueves. "Todavía no me explico qué pudo haber pasado. Federico era supertranquilo y no gritaba.Y Rachid lo mismo", manifestó compungido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook