Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), han detenido a tres personas como presuntos autores de contrabando de especies protegidas por la que se han intervenido varias tallas de marfil de elefante que se ofertaban en el mercado por 9.000 euros.

Entre las tallas de marfil de elefante, que le fueron intervenidas a los tres detenidos, dos hombres y una mujer vecinos de Santa Cruz de Tenerife y el Rosario, la nota informativa remitida por el cuerpo de seguridad destaca los tres colmillos de elefante tallados y también un abrigo de piel de lince.

Esta investigación se ha desarrollado durante los meses de junio y julio dentro del marco del Proyecto Life-Guardianes de la Naturaleza y el Plan de Acción Español contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Fauna y Flora Silvestres (TIFIES).

A los arrestados se les acusa como presuntos autores de un delito contra la flora y fauna y que también han sido denunciados por infracción a la normativa de contrabando, matiza el comunicado.

La detención ha sido posible tras llevar a cabo varios operativos para detectar e impedir el comercio ilegal de especies protegidas, así como de sus partes o derivados, por agentes del SEPRONA, actuaciones que se encuadran dentro de la operación "Celacanto", desarrollada a nivel europeo.

En este sentido, todos estos objetos son partes de especies de fauna silvestre protegida desde hace años por el Convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y por los Reglamentos Europeos que prohíben su tenencia, comercio, adquisición o el transporte entre otras restricciones, para las especies incluidas en las categorías de mayor protección.

Se estima que el tráfico de especies silvestres es el tercero más importante del mundo, después del tráfico de drogas y armas.

En el comunicado, la Guardia Civil recuerda que el comercio ilícito de especies protegidas de fauna silvestre, o sus partes y derivados, careciendo de los permisos o certificados oportunos, se castiga a los autores del delito con penas de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 8 a 24 meses.

Todos los efectos intervenidos han sido entregados en las dependencias policiales de Aduanas e Impuestos Especiales de la Administración Tributaria en Santa Cruz de Tenerife para su posterior estudio y valoración.

La Guardia Civil indica que el Tráfico Ilegal y el Furtivismo de Especies Silvestres se han convertido en una de las actividades ilícitas organizadas más lucrativas a nivel mundial según la nota y que el comercio ilícito de marfil se ha duplicado desde 2007.

Desde distintas organizaciones internacionales se estima que cada año mueren a manos de los furtivos unos 25.000 elefantes en África, existiendo una población actual de unos 400.000 por lo que de seguir a este ritmo, podría suponer su extinción en menos de 20 años.