07 de julio de 2019
07.07.2019

Cuatro detenidos por explotación sexual de venezolanas en Canarias

Agentes de la Policía Nacional liberaron a cuatro víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual

07.07.2019 | 03:02
Intervención de los policías nacionales durante la operación.

Agentes de la Policía Nacional liberaron a cuatro víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y detuvieron en Las Palmas a los miembros de una organización criminal, un hombre y tres mujeres de 35, 26, 36 y 38 años de edad, respectivamente, y nacionalidad venezolana, sin antecedentes, como presuntos autores de los hechos. Los implicados captaban a mujeres con necesidades económicas en Venezuela y las trasladaban hasta Canarias, donde se veían obligadas a prostituirse en domicilios y clubes de alterne. La deuda inicial de 5.000 euros contraída por las víctimas, era en muchos casos doblada sin motivos aparentes por la organización.

Las investigaciones se iniciaron a finales del pasado año. Los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal, compuesta por tres mujeres y un hombre, dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual en la provincia de Las Palmas.

Los implicados captaban a jóvenes venezolanas con edades comprendidas entre los 20 y 30 años, que padecían necesidades económicas, ofreciéndoles venir a España a ejercer la prostitución, a lo que accedían al ser la única manera de procurar sustento a sus familiares.

La organización sufragaba los gastos del traslado de las mujeres hasta Gran Canaria, a cambio de una deuda inicial que solía rondar los 5.000 euros y que posteriormente era en muchos casos doblada sin motivo aparentes por los miembros del entramado delincuencial. Los encartados las trasladaban hasta clubes y domicilios localizados en los municipios grancanarios de Las Palmas de Gran Canaria, Telde, Mogán y San Bartolomé de Tirajana y en la localidad de Arrecife, en la isla de Lanzarote. Tras ejercer la prostitución unos determinados días, las víctimas iban siendo rotadas a otros domicilios de la organización bajo la exigencia del cumplimiento del pago de la deuda contraída.

Las mujeres eran sometidas a férreo control y amenazadas cuando no cumplían las expectativas de la organización que las explotaba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook