03 de julio de 2019
03.07.2019

Perseguido un hombre por acoso sexual a dos jóvenes en Taco

Las afectadas llamaron a tres amigos, que las recogieron en un coche y empezaron a seguir al supuesto acosador hasta Santa Cruz, donde uno de ellos le roció con spray ante la Policía Local

03.07.2019 | 02:07
Policías locales frenaron la conducción temeraria de dos conductores en la avenida Tres de Mayo en la madrugada de ayer.

Miembros de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife consiguieron parar en la madrugada de ayer una persecución entre particulares con dos vehículos implicados y que se inició a raíz de un supuesto acoso sexual a dos jóvenes en el barrio de Taco.

Los agentes municipales interceptaron dos coches que circulaban de forma temeraria y a una velocidad inadecuada por calles del centro de la capital tinerfeña. La intervención se produjo en la avenida Tres de Mayo, a la altura de La Salle. Minutos antes, uno de los conductores había golpeado con su turismo una farola y otro automóvil que se hallaba aparcado en la calle Núñez de Balboa (cerca de la Comisaría de la Policía Nacional).

Los funcionarios descubrieron que uno de los conductores perseguía a otro, por lo que trataron de esclarecer el motivo de la situación. Tras entrevistarse con todas las partes, los policías locales supieron que un hombre supuestamente había estado acosando a dos mujeres en un bar de Taco, a quienes animó a irse con él. Tras la negativa de las afectadas, estas salieron del local y se marcharon a pie. Según cuentan las jóvenes, el individuo las siguió en coche y las invitó a subirse al mismo. Las víctimas avisaron a tres amigos, que las recogieron en otro turismo. Y, entonces, estos comenzaron a perseguir al supuesto acosador, hasta que llegaron al centro de Santa Cruz de Tenerife.

Una vez que los agentes municipales habían interceptado de los dos coches, uno de los amigos de las jóvenes se dirigió hasta el supuesto acosador y lo roció con un spray en la cara. Por esa acción, al individuo se le levantó un acta administrativa por infracción a la Ley de Seguridad Ciudadana.

El supuesto acosador reconoció que había piropeado a las mujeres, pero que no las había acosado. Tras ser identificado en la Policía Nacional, los agentes municipales le realizaron la prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, es decir, que se le imputó un delito contra la seguridad vial por circular ebrio.

Sus datos fueron facilitados a las dos mujeres por si decidían denunciarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook