Un equipo de British Airways fue enviado al hospital tras un aterrizaje de emergencia del Airbus A320 en Tenerife el pasado domingo como medida de precaución tras detectar humos en la cabina.

El vuelo BA 2730 de British Airways vuela entre Londres Gatwick y Tenerife Sur seis veces a la semana. El vuelo partía con casi dos horas de retraso. La tripulación de cabina se vistió con campanas de humo y el avión se vio obligado a descender de forma acelerada. Afortunadamente, todos a bordo del avión no sufrieron daños, sin embargo, la tripulación de cabina fue trasladada al hospital como medida de precaución, según la aerolínea.

A unos 370 kilómetros de Tenerife, los pilotos notaron que había humos en la cabina. Tras alertar a los controladores de tráfico aéreo locales, eEl vuelo aterrizó de manera segura en Tenerife a las 15:24, casi una hora y media de retraso.