14 de junio de 2019
14.06.2019

A prisión por matar y robar a una vecina en un barrio de Las Palmas

El individuo, de 55 años, acabó con la vida de una mujer de 61 con la que no tenía una relación de pareja y le sustrajo joyas en una vivienda de Escaleritas la pasada semana

14.06.2019 | 07:06
Policías nacionales recuperaron las joyas sustraídas por el acusado, que llevaba la mayoría en una bolsa de deportes.

El Juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas de Gran Canaria decretó el ingreso en prisión preventiva, incondicional y sin fianza para el hombre de 55 años que acabó el pasado 6 de junio con la vida de una amiga de 61 años en una vivienda de la calle Deán Rodríguez Bolaños del barrio de Escaleritas de la capital grancanaria.

Así lo confirmó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), que añade que al varón, que reconoció el crimen durante su declaración, se le acusa de un delito de homicidio y que en principio no se trataría de un caso de violencia sobre la mujer, aunque la investigación continúa y no es descartable.

En este sentido, tanto el acusado como la víctima mantenían una relación de amistad desde hacía al menos quince años, mientras que el hijo de la mujer ratificó que no existía un vínculo amoroso entre ambos, por lo que la investigación del caso la continúa llevando el referido órgano judicial.

El cuerpo sin vida de la mujer fue hallado el pasado sábado, 8 de junio, por su hijo, que acudió a la casa al no tener noticias de su madre, según informó la Jefatura Superior de Policía.

Hasta el lugar se desplazaron distintas unidades, que comprobaron que el cadáver presentaba evidentes signos de violencia y que a la misma le faltaban multitud de joyas que habitualmente portaba, sin presentar el domicilio muestras de desorden o forzamiento en los accesos.

Así, la investigación del Grupo de Homicidios se centró en un amigo de la mujer que la visitaba de forma regular, quien fue interceptado el domingo, 9 de junio, en la Estación de Guaguas de San Telmo portando una bolsa de deportes en cuyo interior se hallaron numerosas joyas de la fallecida, algunas de ellas con su nombre inscrito.

Ante dicha coincidencia, los agentes procedieron a su detención por los delitos de homicidio y robo con violencia, reconociendo el hombre de forma voluntaria y espontánea que discutió el jueves 6 de junio con la víctima, golpeándola con un objeto contundente.

En cuanto al citado efecto, el individuo se deshizo del mismo tirándolo a la basura.

Asimismo, el ahora acusado indicó a los funcionarios que le robó multitud de joyas a su vecina, constatándose posteriormente que ya había vendido en un comercio de compraventa de artículos de segunda mano de Las Palmas de Gran Canaria parte de las citadas alhajas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook