23 de abril de 2019
23.04.2019
Juicio por el asesinato de una mujer en El Fraile

El fiscal pide 24 años de prisión y retirar la patria potestad al acusado

Hoy está previsto el inicio de la vista contra el hombre que viajó desde Cuba a Tenerife un mes antes de matar a su exesposa, que quería romper la relación y ya tenía otro novio en la Isla

23.04.2019 | 12:12
El asesinato de Lílibet ocurrió el 31 de octubre del año 2017 en una vivienda situada en el barrio aronero de El Fraile.

juicio por el asesinato de una mujer en el fraile

Pedro Fumero, S/C de Tenerife

Hoy está previsto que comience en la Audiencia Provincial el juicio ante Tribunal de Jurado contra José Antonio P.B., el ciudadano cubano que en octubre de 2017 presuntamente mató a su exesposa, Lílibet Hernández, en El Fraile, en el municipio de Arona, y ocultó el cadáver en una alfombra dentro de un armario. La Fiscalía solicita para el acusado 24 años de prisión por el delito de asesinato, que indemnice a la familia de la víctima con 200.000 euros en concepto de responsabilidad civil y que se le retire la patria potestad del hijo común de la pareja.

El Instituto Canario de Igualdad reclama para el procesado que cumpla una pena de 31 años de cárcel y que pague 400.000 euros.

La joven llegó a Tenerife antes que su exmarido y su hijo con la intención de buscar trabajo. Lílibet, que tenía 27 años cuando fue asesinada, se licenció en Medicina en Cuba y estaba a la espera de que le convalidaran su título en España. Cuando ocurrió el trágico suceso, trabajaba en la cafetería de la estación de servicio BP de Malpaso, en Arona.

La mujer y José Antonio P.B. se casaron y tuvieron un hijo que en el momento del trágico suceso tenía seis años. El acusado y el menor llegaron a la Isla desde Cuba a finales de septiembre del 2017. Y ambos empezaron a vivir en el domicilio de la joven.

El fiscal delegado de Violencia de Género y Doméstica en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, José Luis Sánchez-Jáuregui, determina en su escrito de acusación que los hechos ocurrieron en la mañana del 31 de octubre. Lílibet fue a llevar a su hijo al colegio y regresó a la vivienda.

Entre ambas personas se produjo una fuerte discusión, debido al carácter obsesivo y controlador del investigado. José Antonio no aceptaba que la mujer decidiera romper su relación con él y que tuviera una nueva pareja.

Al no haber testigos en el inmueble y su superioridad física, el procesado se abalanzó sobre Lílibet y apretó su cuello de forma brutal, con la intención de acabar con su vida.

La joven falleció por asfixia y después de que el procesado presuntamente le fracturara la segunda vértebra cervical, "lo que condujo irremediablemente a su muerte", según expone el representante del Ministerio Público en su calificación inicial.

Tras ocultar el cadáver en un armario de la habitación del niño, José Antonio relató lo que había hecho a un conocido y después abandonó El Fraile. Fue detenido en las inmediaciones del aeropuerto Tenerife Norte por agentes de la Guardia Civil durante la madrugada del 1 de noviembre.

Sánchez-Jáuregui plantea que se abra una pieza separada de responsabilidad civil, requiriendo al acusado para que preste fianza en cuantía suficiente para asegurar las responsabilidades pecuniarias que puedan declararse procedentes.

El Instituto de Igualdad solicita 31 años de cárcel y una indemnización de 400.000 euros

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook