08 de abril de 2019
08.04.2019
Tribunales

Una crisis de pánico impide declarar a la víctima de la violación de Sabadell

La joven se siente amenazada tras encontrarse el sábado en la calle con uno de los investigados

08.04.2019 | 17:37

El juez de Sabadell (Barcelona) que investiga la violación múltiple a una joven de 18 años ha suspendido la declaración prevista para este lunes de la víctima porque sufre una crisis de ansiedad al sentirse amenazada después de encontrarse el pasado sábado a uno de los investigados en la localidad.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del juzgado de Sabadell, el abogado de la víctima, Jorge Albertini, ha indicado que la joven sufre una crisis de ansiedad por el pánico que le supuso encontrarse el pasado sábado a uno de los investigados que está en libertad con cargos, ya que mantuvo una "actitud sospechosa" que hizo que se sintiera "amenazada con su presencia".

Ante esta situación, el juez ha acordado posponer hasta una fecha aún por determinar la comparecencia de la víctima, que había sido citada hoy para que declarara por tercera vez ante el magistrado.

Por la violación múltiple de Sabadell, ocurrida la madrugada del 2 al 3 de febrero de 2019 en una antigua sucursal bancaria actualmente abandonada y ocupada de Sabadell, permanecen dos personas en prisión: uno de los tres supuestos autores materiales y una de las personas que se encontraba en el edificio.

El juez concluyó, a partir del resultado de un informe de los forenses, que la víctima fue violada por tres personas, una de las cuales está en prisión, otro se fugó al quedar en libertad por orden judicial cuando aún no se conocía el contenido de esa pericial, y una tercera cuya identidad todavía se desconoce.

La Audiencia de Barcelona ordenó el pasado 2 de abril el ingreso en prisión de uno de los jóvenes que estaba en el local abandonado donde se produjo la violación, al concluir, en contra del criterio del juez instructor, que ayudó a crear una "intimidación ambiental" que impidió que la víctima se planteara defenderse o intentar escapar.

La noche de la violación, uno de los agresores sexuales siguió a la chica tras salir de un bar de Sabadell, la abordó, la agredió sexualmente en plena calle y la llevó por la fuerza, cogida por el brazo, hacia el local ocupado, donde había entre cinco o seis personas más.

Una vez en el local, el joven la violó de nuevo en una habitación, mientras la chica lloraba "y nadie la ayuda", según la Audiencia de Barcelona.

"Sale ese chico y entra otro, que también la agrede sexualmente, y sale y vuelve a entrar un tercero que también la agrede sexualmente. Y en ninguna ocasión nadie la ayuda, ya que incluso algunos se suman y participan en la agresión material", apunta la Audiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook