Canarias despide el curso escolar

Los alumnos de las Islas abandonan las aulas hasta el 9 de septiembre, cuando empieza el nuevo año académico

Las fiestas y la entrega de notas centran la última jornada

Final de curso en el CEIP Camino Largo

Arturo Jiménez

Patricia Ginovés

Patricia Ginovés

Finaliza el curso escolar y comienza una de las épocas más felices para los más pequeños de la casa, que reciben con ansia las esperadas vacaciones de verano. El viernes 21 de junio concluyó en los centros de educación de Infantil y Primaria de Canarias el curso 2023/2024 y las aulas cerraron sus puertas hasta el próximo 9 de septiembre, cuando se iniciará de nuevo la actividad lectiva con el inicio de un nuevo año escolar. Mientras eso llega, los colegios se convirtieron en ese último día en una auténtica fiesta porque muchos centros aprovecharon la jornada para disfrutar de unas horas de ocio antes del inicio de las vacaciones.

El CEIP Camino Largo, en La Laguna, es ya un experto en esto de las celebraciones previas al verano y su Caminito Fest ya se ha convertido en un cita ineludible del calendario de este colegio en el que están matriculados alrededor de medio millar de menores. Esta iniciativa surgió en mitad de la pandemia para poder ofrecer al alumnado lagunero distracción y felicidad tras varios meses de sacrificios durante lo más crudo de la crisis sanitaria. La directora del centro, Mónica Montesdeoca, recuerda que «los grupos burbuja y las mascarillas no les habían permitido ser ellos mismos al 100%». Así, Caminito Fest ofrece un momento de libertad para los jóvenes, que durante esta jornada pueden moverse por el colegio eligiendo cómo vestir y qué hacer en cada momento.

Este festival se divide en ocho zonas por las que todo el alumnado –da igual del curso que sea– puede ir pasando en el orden que quiera. Durante este último día de clase, los alumnos pueden ir vestidos como quieran y por eso algunos aparecieron disfrazados de sus personajes favoritos de la saga Star Wars o con prendas de ropa que los definían y que les dieron comodidad durante esta jornada festiva. Incluso los profesores dieron rienda suelta a su imaginación y mientras uno apareció disfrazado de turista hawaiano, una docente lució una bella falda en la que se podían ver los dibujos realizados por los alumnos de su clase.

Una heladería, una verbena, una sala de cine, una zona de nostalgia, juegos de mesa o pintacaras fueron algunas de las propuestas de las que disfrutaron los más pequeños de la casa durante la mañana, que a más de uno se le hizo demasiado corta. Además, este último día muchos aprovecharon para hacer balance de este curso, que ha servido para que el CEIP Camino Largo estreche lazos con diversos centros educativos, tanto de Tenerife como de fuera de las fronteras canarias. La pequeña Gara, de 4º de Primaria, recordó, mientras escribía mensajes para sus amigos que luego colgó a la entrada del centro, que este curso tuvo la oportunidad de visitar otros colegios a los que acudió para dar conocer algunos de los proyectos educativos que se realizan en el colegio lagunero, como es el caso de la iniciativa de agricultura ecológica, gracias a la cual colaboran con productores locales.

Un buen curso

«En Educación siempre tiene que haber algo por lo que seguir luchando, por lo que seguir trabajando», afirmó el consejero de Educación, Poli Suárez, quien también participó en la clausura del curso escolar en Gran Canaria. «Se trata de seguir cumpliendo con los compromisos adquiridos», tal y como este curso ha ocurrido ya con la bajada de algunas ratios o el aumento del diálogo con la comunidad educativa. Entre los retos que se ha marcado el Ejecutivo autonómico para la próximos meses en materia educativa destacan continuar avanzando en la estabilización del personal docente o la transferencia definitiva a la Comunidad Autónoma del profesorado de Religión; la mejora de la infraestructuras educativas, que hasta ahora adolecían de un «déficit estructural», o la implementación de nuevos proyectos y programas.

Por su parte, el viceconsejero de Educación, José Manuel Cabrera, acudió en Tenerife al antiguo Instituto de Educación Secundaria (IES) Guaza, en Arona, cuyas instalaciones ha ocupado este curso el alumnado del CEIP Los Abrigos, del municipio de Granadilla de Abona. El traslado de Los Abrigos a Guaza tras la aparición en el edificio principal del colegio de unos daños ya subsanados fue uno de los hitos del curso que ahora termina. De este modo, la elección de este último centro para la clausura del año escolar pretendía ser un pequeño reconocimiento a su comunidad educativa tras lo ocurrido en este periodo y antes del regreso, el próximo mes de septiembre, a las instalaciones originales que ya se encuentran reparadas.

Los sindicatos también han querido hacer balance del curso que ahora termina y por eso ANPE Canarias valoró la disposición al diálogo que ha mantenido la Consejería de Educación en este primer curso de la legislatura, aunque muestra su preocupación por el futuro de algunos programas y proyectos educativos, así como por la continuidad de determinados ciclos formativos de FP de cara al próximo curso. A pesar de que celebran la reducción de ratios, considera que «son aún muy insuficientes».

Suscríbete para seguir leyendo