Quirónsalud, un paso adelante para el tratamiento integral de la carcinomatosis peritoneal

Con ensayos y avances relevantes, el cáncer de peritoneo tiene hoy un tratamiento efectivo y viable para la calidad de vida del paciente

Cirugía oncológica.

Cirugía oncológica.

El cáncer requiere de un abordaje integral y multidisciplinar, y así lo entiende el equipo médico de Quirónsalud, líder en tratamientos oncológicos en Tenerife y siempre a la vanguardia en investigación. Con una incidencia que varía entre el 10 y el 20% de acuerdo al cáncer originario, Quirónsalud ha conformado una unidad específica para uno de los más desconocidos, la carcinomatosis peritoneal, en la que llevan años centrados para el mejor abordaje posible de la mano de la innovación.

En Quirónsalud, hay un equipo de especialistas altamente cualificados para diagnosticar y tratarlo, que hoy en día, gracias a los avances recientes, tiene una supervivencia para los pacientes con carcinomatosis peritoneal supera el 40% a los 5 años, manteniendo una excelente calidad de vida.

El jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Quirónsalud Tenerife, José Antonio Pérez, ha diseñado una unidad enfocada en dar la vuelta a este tipo de cáncer, uno de los que peor diagnóstico tienen.

El carcinoma periotoneal es una condición en la que un cáncer se disemina a la superficie del peritoneo, que es la membrana que recubre la cavidad abdominal y cubre la mayoría de los órganos abdominales. Esta diseminación del cáncer requiere de un equipo con experiencia en diagnóstico y tratamiento, que en Quirónsalud se apoya además de la innovación, la técnica y la mejor vanguardia médica. El cáncer de peritoneo puede originarse desde varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer ginecológico (más frecuentemente el cáncer de ovario, aunque también el endometrio), gastrointestinal (especialmente el cáncer colorrectal y el cáncer gástrico), el mesotelioma peritoneal o el pseudomixoma peritoneal, aunque también puede tener su origen en un tumor maligno de la propia membrana peritoneal.

De forma general, aproximadamente 20-25% de los casos de cáncer con diseminación intraabdominal presentan carcinomatosis peritoneal, especialmente frecuente en el cáncer de ovario, en cuyo caso hasta el 70-75% de las pacientes son diagnosticadas en fase de carcinomatosis peritoneal.

Carcinoma peritoneal y cáncer de ovario

La incidencia de la carcinomatosis peritoneal varía dependiendo del tipo de cáncer primario, por lo que para saber si hay cura para el cáncer peritoneal el diagnóstico será clave. El carcinoma peritoneal puede surgir a raíz de un cáncer de ovario, algo que es bastante común en el cáncer de ovario avanzado, presentándose en hasta el 70% de los casos en el momento del diagnóstico.

Por su parte, de acuerdo a la estadística, suele darse en un 10-15% de los pacientes durante el curso de del cáncer colorrectal, y en un 10-20% en el cáncer gástrico o cáncer de estómago, que en un porcentaje mayor que puede desarrollarla durante la progresión de la enfermedad. Del mismo modo, también puede estar originado desde el mesotelioma peritoneal, aunque es una forma relativamente rara de cáncer, con una incidencia anual de alrededor de 1-2 casos por millón de personas. Entre las demás posibilidades que pueden derivar en carcinomatosis peritoneal también se incluye el cáncer de páncreas en casos avanzados o que el cáncer primario sea peritoneal.

Para la incidencia de la carcinomatosis peritoneal será determinante el estadio del cáncer primario ya que los cánceres en estadíos avanzados tienen una mayor probabilidad de diseminarse al peritoneo. Hay varios factores que pueden marcar la diferencia en el tratamiento contra la carcinomatosis peritoneal como los atamientos previos, que pueden influir en la propagación de la enfermedad, además de las características biológicas del tumor, entre otros factores.

Carcinomatosis peritoneal, diagnóstico y tratamiento

El carcinoma peritoneal tiene un diagnóstico complejo, en la que se ha especializado Quirón Salud y la unidad multidisciplinar que encabeza el doctor José Antonio Pérez, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Quirónsalud Tenerife. El diagnóstico del cáncer se realiza a través de la manifestación clínica, como la distensión del abdomen, sensación de peso, digestiones pesadas, dolor abdominal, alteraciones del hábito intestinal, que pueden ser síntomas de la carcinomatosis peritoneal.

También son cruciales pruebas complementarias como métodos de imagen, siendo la más utilizado el TAC (Tomografía axial computarizada). También la resonancia magnética (RM) y la tomografía por emisión de positrones (PET) puede aportar informar útil, al igual que la laparoscopia, una cirugía mínimamente invasiva que permite la visualización directa de la cavidad peritoneal, ver la extensión y localización de las lesiones y la toma de biopsias.

El tratamiento del cáncer en Quirónsalud se adapta a cada caso y paciente, con un abanico de opciones solo disponibles en un hospital de referencia como Quirónsalud Tenerife. Dentro de las opciones destaca la cirugía citorreductora (CRS), el procedimiento principal para tratar la carcinomatosis peritoneal para eliminar todo el tumor visible de la cavidad peritoneal con la resección de órganos afectados (intestino delgado, colon, recto-sigma, el bazo, órganos genitales internos), extirpación de la membrana peritoneal incluyendo las cúpulas diafragmáticas y la electrocoagulación de pequeños nódulos tumorales localizados en la raíz del mesenterio.

En las pacientes con cáncer de ovario, el principal factor pronóstico es la citorreducción completa de la enfermedad tumoral, es decir, la extirpación de todo el tumor en la cirugía. Además, de acuerdo a los últimos avances en investigación y la experiencia de un equipo en el que intervienen diferentes profesionales, la quimioterapia Intraperitoneal Hipertérmica (HIPEC) también ayuda a mejorar la supervivencia del paciente, tal y como confirman varios ensayos clínicos que concluyen la efectividad de una aportación adicional a la cirugía de citorreducción la aplicación de quimioterapia intraperitoneal con hipertermia (a 41-42º), lo que se conoce con el nombre de HIPEC (en inglés Hipertermic Intraperitoneal Chemotherapy).

Este tratamiento consiste en la administración de quimioterapia con suero caliente directamente en la cavidad peritoneal, que permite una mayor concentración del fármaco en la zona afectada con menos efectos secundarios sistémicos, actuando directamente en la zona enferma mediante la combinación de CRS y HIPEC y con mejoras significativas en la supervivencia en pacientes seleccionados.

“La investigación en el cáncer está en constante evolución”

Tal y como ha explicado el jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Quirónsalud Tenerife, José Antonio Pérez, la investigación en este cáncer “está en constante evolución”, con avances recientes significativos en nuevas combinaciones de fármacos para HIPEC.

Centrados en la mejora de la supervivencia y la calidad de vida del paciente, el abordaje integral y la efectividad, también se trabaja en Quirónsalud con terapias dirigidas y de inmunoterapia como la PIPAC, quimioterapia intraperitoneal presurizada en aerosol, aplicada por laparoscopia bajo visión directa. Este tratamiento contra el cáncer se aplica en pacientes con enfermedad avanzada no susceptibles de cirugía, ya que puede tener beneficios en el control local de la enfermedad y los síntomas del cáncer de pacientes seleccionados.

Contar con una unidad especializada, multidiscipliar, formada y centrada en el abordaje del carcinomatosis peritoneal es un paso adelante en una enfermedad que suele ser devastadora para el paciente, y que con el equipo médico de Quirónsalud tiene o solo más opciones sino más esperanza, tratamiento personalizado, mejor diagnóstico, abordaje y seguimiento.

Solicita más información acerca del tratamiento de la carcinomatosis peritoneal en Quirónsalud Tenerife