‘Parche’ a la convocatoria predoctoral canaria para cubrir los 85 contratos prometidos

La Consejería de Ciencia se ve obligada a publicar una orden adicional para redistribuir los siete contratos habían quedado desiertos por la renuncia de sus beneficiarios

Una científica en laboratorio mira a través del microscopio.

Una científica en laboratorio mira a través del microscopio. / Andrés Gutiérrez

Verónica Pavés

Verónica Pavés

Canarias se ha visto obligada a parchear la convocatoria Tesis 2024 para poder aprovechar toda la financiación y entregar todos los contratos predoctorales comprometidos. En una orden, la Consejería de Universidades y Ciencia ha dado el visto bueno a aceptar las renuncias presentadas y conceder nuevas subvenciones para completar hasta el máximo de 85 contratos que la Administración había prometido otorgar este año. 

Tras recibir un total de siete renuncias, la Agencia Canaria de Investigación (Aciisi) se ha visto obligada a buscar una alternativa para conceder estos contratos ya que, de otra manera, la financiación -que asciende a 8,4 millones de euros a repartir en cuatro años- tendría que haber sido devuelta a las arcas públicas. No en vano, al no haber contemplado la creación de una lista de reserva para la convocatoria, a efectos legales esos siete contratos iban a quedar desiertos. 

Los jóvenes investigadores han estado en pie de guerra desde entonces, aludiendo a la falta de transparencia en el proceso y a algunas irregularidades durante el mismo -como el hecho de no tener un tiempo para presentar alegaciones o que a algunos les faltarán puntos-. Algunos han tenido que desembolsar hasta 300 euros para hacer alegaciones al proceso fuera de plazo y conseguir uno de los contratos predoctorales vía reclamación. 

Porque esta fue la solución más rápida que, en un principio, propuso la Administración científica.De hecho, a principios de junio la propia Agencia confirmó que uno de los contratos se había otorgado a una persona desestimada que había reclamado. 

Es la primera vez que esta convocatoria canaria Tesis carece de lista de reserva. La decisión, que queda plasmada en las nuevas bases de la convocatoria, se ha tomado en aras de que la Administración sea más «eficaz y eficiente», en concreto reduciendo el tiempo del proceso de adjudicación para ahorrar costes -dos preceptos que se solicitan desde la Unión Europea para acceder a los Fondos Europeos Plus-. Así queda constatado en el Decreto 151/2022, que para adaptarse a la normativa europea establece que ninguna convocatoria competitiva que plantee Canarias cuente con dicha lista de reserva.

La Administración se congratuló, de hecho, de haber podido resolver todo el proceso «antes del 1 de junio» gracias a estos cambios en la convocatoria. De este modo, los beneficiarios podrían empezar a financiar su tesis antes de que acabe el curso académico. Además, ha abierto la puerta a poder acceder a uno de los contratos que han quedado desiertos vía reclamación. 

Para la Asociación de Jóvenes por la Investigación (Jinte) esta resolución es la prueba de que «si se quiere, se puede». Jinte ha insistido por redes sociales que «siguen luchando por las más de 140 personas que no lo han logrado», por ello piden «aumentar significativamente los contratos financiados» en la próxima convocatoria. En este sentido, insisten en que «los despropósitos de esta convocatoria demuestran la necesidad de revisar las bases de este programa para eliminar los aspectos más nocivos». 

Otras medidas

La Consejería ya ha destinado 300.000 euros a cada universidad para poner en marcha su propio programa posdoctoral y ha otorgado 367.000 euros para otros menesteres, entre los que podría estar la creación de un programa predoctoral propio. «Se ha realizado un esfuerzo importante aumentando la financiación de las universidades públicas un 45% pasando de 2,8 millones a 4 millones de euros», insisten desde la Consejería.

La Universidad de La Laguna (ULL) en este sentido, ha adelantado que una de sus prioridades es la creación de estos contratos, que podrían llegar a una veintena de jóvenes investigadores. Mientras, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), que ya contaba con un programa predoctoral, aspira a utilizar esta financiación para poder otorgar ayudas adicionales a sus jóvenes invesitgadores.