"Garantizar la supervivencia del ser humano": nueva iniciativa de la ULL para impulsar la Agenda Canaria 2030

La actividad Rebumbio para el cambio trata de crear un tejido entre asociaciones de distintos ámbitos sociales para trabajar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Algunos de los participantes en el inicio de la actividad 'Rebumbio para el cambio, un espacio de reflexión intergeneracional'

Algunos de los participantes en el inicio de la actividad 'Rebumbio para el cambio, un espacio de reflexión intergeneracional' / Andrés Gutiérrez

Tejer una red entre los distintos agentes sociales para impulsar el desarrollo de medidas que se enmarcan en la Agenda Canaria 2030. Este es el objetivo que se ha fijado el Laboratorio de Innovación Social de la Universidad de La Laguna (LabINS ULL). Su directora e investigadora, Mónica Dios Rodríguez, explicó la puesta en marcha de la iniciativa Rebumbio para el cambio, un espacio de reflexión intergeneracional que pone a trabajar a profesionales de distintos ámbitos para el desarrollo de proyectos en común.

Con esta nueva actividad esta área de la ULL cumple con sus propósitos de los cuales destaca la motivación para la participación de diversidad de agentes sociales, el impulso a la acción consciente y el poner el foco en la transferencia y democratización de conocimientos como camino hacia el avance colectivo por la justicia social. 

El espacio de experimentación trabaja en la construcción de una sociedad diversa, más justa e igualitaria. Su directora manifestó la necesidad de la ciudadanía de trabajar en conjunto para alcanzar objetivos comunes. Con una sala inundada por el rebumbio del intercambio de ideas entre profesionales y expertos en diferentes áreas se puso en marcha la “experiencia experimental”, como definió Dios Rodríguez.

La Presidencia del Gobierno, en Santa Cruz de Tenerife, fue la instalación que se encargó de recibir al personal que se dividió, en un principio, en cuatro mesas de trabajo según su ámbito profesional. Hubo representación política, técnica de las administraciones públicas, de la ciudadanía y también personas que representan al sector de la educación. 

Cada mesa contó con fichas pedagógicas que fueron elaboradas previamente por los miembros del Laboratorio, y con una facilitadora del equipo de Innovación de la Universidad. Ellas fueron las responsables de dinamizar la actividad y fomentar el diálogo entre las distintas partes. La meta, según la directora: “intentar vincular las diversas esferas sociales”.

El rector de la ULL, Francisco García, junto al presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, en su comparecencia al inicio de la actividad.

El rector de la ULL, Francisco García, junto al presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, en su comparecencia al inicio de la actividad. / Andrés Gutiérrez

En la inauguración de la jornada estuvieron presentes el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, el rector de la Universidad de La Laguna, Francisco García, y la directora e investigadora del LabINS, Mónica Dios Rodríguez. Todos los cargos insistieron en la importancia de impulsar la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este sentido, coincidieron en que si se alcanzan estos Objetivos se puede lograr “cambiar las cosas y garantizar la supervivencia de nuestra especie”.

Francisco García quiso destacar la Agenda 2030 como “el mayor reto que se ha propuesto la humanidad”. Por ello justifica la implicación de la Universidad en garantizar su cumplimiento en Canarias. En cuanto a la iniciativa del LabINS ULL manifestó su profundo convencimiento de que será “un punto y seguido, porque tendrá continuidad en este proceso de reflexión”.

Fernando Clavijo saludando a una de las cuatro mesas del evento.

Fernando Clavijo saludando a una de las cuatro mesas del evento. / Andrés Gutiérrez

El presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, también aprovechó para celebrar la labor del Laboratorio. “Es importante emplear métodos científicos aplicables al bienestar de la población”, añadió. Con ello quiso mostrar su interés en las conclusiones que se podrán extraer de este tipo de experimentos que ponen de manifiesto la necesidad de trabajar en equipo desde los distintos sectores.

Conclusiones

La segunda parte de la actividad trastocó el orden inicial. Ya no existían mesas con representación exclusivamente política, de la ciudadanía o de personas en el ámbito de la educación. En su lugar se hicieron nuevos grupos de trabajo mezclando los grupos iniciales. Ahí intentaron ver si eran capaces de diseñar o idear al menos una acción de cara al desarrollo de la Agenda 2030. “Desde cada ámbito debían decir qué van a aportar o hacer para que realmente esa acción suceda”, concluyó la directora del Laboratorio.

El siguiente paso es una evaluación crítica de los resultados que se adquirieron ayer. La idea es evaluar la eficacia con el trabajo en equipo y la puesta en común de los distintos sectores puede tener como resultado proyectos que se podrán aplicar en esta Agenda de la humanidad. Todavía no se puede extraer una idea final. Aun así, el rector de la ULL adelantó que se trata de “uno de los productos de los que nos sentimos más orgullosos como universidad pública”.