Las muertes en carretera son una preocupación constante en todo el mundo, y en España, la Dirección General de Tráfico (DGT) trabaja incansablemente para combatir esta situación. Entre sus esfuerzos se encuentran las recomendaciones para poner a punto los vehículos antes de un viaje y la publicación de guías sobre cómo enfrentar carreteras en mal estado, con el objetivo de prevenir accidentes que podrían haberse evitado.

Una de las medidas clave para garantizar la seguridad en las carreteras es la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), un procedimiento obligatorio para todos los conductores. La frecuencia con la que se debe realizar esta revisión varía según la antigüedad del vehículo y se ha establecido en la nueva normativa para asegurar el óptimo funcionamiento de los mismos.

Y en la nueva normativa de la DGT se establece que los vehículos ligeros para el transporte de mercancías con una (MMA) inferior a los 3.500 kilos sean examinados dos veces al año.

Nueva normativa

¿Tu coche es viejo y tiene que pasar la ITV? Así es la prueba de gases

  • Vehículos Nuevos: Los vehículos nuevos no están obligados a pasar la ITV hasta después de cuatro años desde su matriculación.
  • Vehículos de 4 a 10 Años: A partir de los cuatro años y hasta los diez años desde la matriculación, los vehículos deben pasar la ITV cada dos años.
  • Vehículos de Más de 10 Años: Una vez que un vehículo supera la década de antigüedad, debe someterse a la ITV de forma anual.
  • Vehículos Ligeros para el Transporte de Mercancías: La nueva ley establece que estos vehículos, con una masa máxima autorizada (MMA) inferior a los 3.500 kilos, deben pasar la ITV cada seis meses. Sin embargo, están exentos de la revisión durante los primeros dos años desde su matriculación. Posteriormente, entre los dos y los seis años desde la matriculación, la ITV se realizará cada dos años. Luego, entre los seis y los diez años, la revisión será anual. Finalmente, después de cumplir diez años, estos vehículos deberán pasar la ITV dos veces al año.

Esta nueva normativa equipara a los vehículos ligeros para el transporte de mercancías con otros, como los coches de autoescuela y los vehículos de servicio público, como taxis y ambulancias. Los autobuses, por su parte, también enfrentarán revisiones semestrales una vez que superen los cinco años de antigüedad.

Estos cambios en las frecuencias de ITV tienen como objetivo garantizar que el parque móvil español esté en condiciones óptimas y cumpla con los estándares de seguridad necesarios en las carreteras del país.