En los últimos años, España ha experimentado un notable aumento en el número de moteros en las carreteras. Esta tendencia se debe a diversos factores que han contribuido a la popularización de las motocicletas como medio de transporte y ocio.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto el foco en la seguridad vial de los motoristas y ha identificado cuatro comportamientos que busca eliminar de las carreteras. A través de su perfil oficial en Twitter, la DGT ha destacado la importancia de conocer y erradicar estas conductas, que representan un peligro tanto para los propios motociclistas como para el resto de usuarios de la vía.

Las actitudes de los moteros que hay que eliminar de las carreteras

El primero de los comportamientos señalados es la circulación en zig-zag a alta velocidad. Si bien las motos poseen la ventaja de poder desplazarse entre vehículos en caso de congestión del tráfico, realizar maniobras bruscas y zigzaguear sin control supone un riesgo considerable. La DGT recuerda que es fundamental mantener una conducción segura y respetar las normas de circulación.

En segundo lugar, se menciona la conducción agresiva por parte de algunos motoristas. Las prestaciones y velocidad de muchas motocicletas pueden ser tentadoras, pero es necesario tener presente las consecuencias devastadoras que un accidente de tráfico puede acarrear. La DGT insta a los motociclistas a evitar conductas temerarias que pongan en peligro su vida y la de los demás usuarios de la vía.

El exceso de velocidad es otro comportamiento que la DGT busca eliminar entre los motoristas. Aunque las motocicletas son conocidas por su capacidad de alcanzar altas velocidades, es fundamental utilizar esta potencia de manera responsable y acorde a las circunstancias de la vía. La DGT recuerda que las sanciones por exceso de velocidad son igualmente aplicables tanto para automóviles como para motos.

Por último, la DGT hace hincapié en la importancia de mantener una distancia de seguridad adecuada entre vehículos, sin importar si se trata de una motocicleta o un automóvil. Pegarse al vehículo que circula delante de manera imprudente es un grave error que puede desencadenar accidentes. La DGT insta a todos los conductores a mantener una distancia prudente y respetar el espacio de seguridad necesario.

En resumen, la DGT busca concienciar a los motoristas sobre la importancia de eliminar comportamientos peligrosos en la carretera. La circulación en zig-zag, la conducción agresiva, el exceso de velocidad y la falta de distancia de seguridad son conductas que deben ser erradicadas para garantizar la seguridad vial de todos los usuarios de la vía. La DGT insta a los motoristas a adoptar una conducción responsable y respetuosa, contribuyendo así a reducir los accidentes y promover una convivencia segura en las carreteras.