Entrevista | José Carlos Alberto Médico impulsor de la primera unidad de fecundación 'in vitro' creada en Canarias

«Hay que revisar el debate de la vida»

El doctor José Carlos Alberto, impulsor de la primera unidad de fecundación ‘in vitro’ creada en Canarias, cree que la ginecología es un campo abierto a la experimentación

José Carlos Alberto Bethencourt (Santa Cruz de Tenerife, 1943) ejerció la ginecología durante más de cinco décadas.

José Carlos Alberto Bethencourt (Santa Cruz de Tenerife, 1943) ejerció la ginecología durante más de cinco décadas. / Andrés Gutiérrez

<<Aunque a mí no me quedan ya canas que peinar, un médico nunca se retira>>. Detrás de esta reflexión hay una larga trayectoria profesional del ginecólogo José Carlos Alberto (Santa Cruz de Tenerife, 1943), que este viernes, a las 19:00 horas, ofrecerá una conferencia en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. En La Laguna, el exrector de la ULL analizará las claves que condicionan actualmente un embarazo.

José Carlos Alberto destila sabiduría en sus palabras. Ahora observa el paso del tiempo desde una retaguardia algo más alejada de la trinchera en la que peleó durante décadas, años en los que generó vida en el Archipiélago. Su sencillez es tan natural que cuando le preguntan si sabe con exactitud cuántos bebés ha traído al mundo mientras ejerció la ginecología, él responde con una sonrisa que ilumina su rostro: «¡Unos cuantos!».

Exrector de la Universidad de La Laguna (1986-1990) y pareja de la primera rectora de la ULL, Marisa Luisa Tejedor Salgado (1990-1995), el ginecólogo santacrucero se convirtió en el gran impulsor de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario de Canarias (1991). «Pudo llegar antes, pero me dijeron ¡te toca ser rector!», asegura en el arranque de una entrevista en la que José Carlos Alberto Bethencourt (septiembre - 1943) adelanta varias claves de la conferencia que esta tarde, a las 19:00 horas, ofrece en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, que presidió entre 2016 y 2020. Ginecología: Evolución y controversia es el título de la charla organizada por el seminario Blas Cabrera y Felipe que dirige el físico Leandro Trujillo.

José Carlos Alberto lideró hace más de 31 años el primer nacimiento por reproducción asistida registrado en Canarias. «Desde el 86 llevaba metido en el tema porque generé una colaboración con la clínica Dexeus de Barcelona que me permitió empezar a colocar los cimientos de ese servicio en el HUC, que entonces era el gran referente hospitalario de las Islas, pero me vinieron a buscar para que asumiera la dirección de la ULL y aquello se paró...», rescata un profesional de la medicina que no dudó en retomar el proyecto en el ecuador de 1990... En este punto es cuando revela un curioso dato sobre el primer nacimiento gestado en un laboratorio del HUC. «Usted sabe que la fecundación in vitro fue un tema tabú durante muchos años, ¿no?», remarca con la certeza de que va a recibir una respuesta positiva. «En el primer nacimiento hubo que hacer un pequeño truco... Había dos mujeres embarazadas. La primera era de Gran Canaria y vino a la Isla a hacerse el tratamiento, mientras que la segunda sí que era de Tenerife. Los embarazos salieron adelante, pero la que dio a luz primero [la de Gran Canaria] no quiso aparecer en los medios y nuestro equipo respetó su decisión. Esa fue la causa por la que el segundo bebé canario gestado por un método de reproducción asistida se convirtió en el primero, al menos desde una perspectiva mediática», desvela al tiempo que los procesos se dieron casi al mismo tiempo.

La reproducción asistida es un hecho al que esta sociedad no va a renunciar

«La reproducción asistida es un hecho al que esta sociedad no va a renunciar», comenta sin caer en la duda un profesional sanitario que tenía decidida su orientación laboral desde que era niño. «En mi casa no había antecedentes asociados a la medicina, pero mi familia tenía un estrecho vínculo con los Capote y ahí es donde yo decidí que quería ser médico y, además, ginecólogo... Don Ángel Capote fue como un padrino para mí y el final parecía estar decidido», agradece un doctor que ingresó en el Hospital Universitario de Canarias en 1971. Cuarenta y tres años después se jubiló sin caer en la tentación de entrar en política: «Me lo llegaron a ofrecer en varios periodos, pero no acepté», confiesa sin disimular una sonrisa. «Esta vez no, ahí no me lograron enganchar», apunta en referencia los contactos anteriores a su desembarco en el Rectorado de La Laguna.

Un debate con muchas aristas

Dos décadas y media estuvo Alberto Bethencourt en primera línea de la reproducción asistida en las Islas (1990-2014). ¿Cuál es la razón que usa para considerar «imparable» el recurso de la fecundación in vitro? No hay solo una, pero la más decisiva es que «esta técnica permite que las parejas que tienen dificultades para ser padres lo sean», añadiendo que también «posibilita que nazcan niños sin malformaciones congénitas o enfermedades hereditarias y, sobre todo, otorga a una mujer para ser madre sin la necesidad de tener una pareja».

Es el momento de analizar si el embarazo subrogado tiene alguna vía legal en España

Ahí radica el quid de la cuestión y, sobre todo, muchas de las interrogantes a abordar en la ponencia programada por la RSEAPT. «Estamos en otra sociedad que prioriza la estabilidad laboral y eso provoca que la decisión de ser madre se retrasa... Ese es uno de los motivos por el que creo que esto ya no hay quien lo pare», comenta sobre los procedimientos de reproducción asistida. Eso sí, para el doctor José Carlos Alberto «otra cosa bien distinta es lo que ha ocurrido con el caso de Ana Obregón, que no deja de ser una de las controversias de las que hablaré esta tarde», remarca sobre un asunto que ofrece tantas lecturas como países hay en el mundo. «Entramos en un terreno inestable en el que habría que clarificar posicionamientos sociales, legislativos, económicos y religiosos», enumera el experto.

Alberto Bethencourt considera normal el «alboroto mediático» organizado a partir de la primicia que Ana Obregón publicitó en la portada de la revista !Hola¡ pero recuerda que la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, organismo del que él forma parte casi desde sus orígenes, ya ha evaluado en distintas oportunidades todo lo asociado a los embarazos subrogados. «Ya en la época de Felipe González había una amplia comisión de expertos formados en reproducción asistida, andrología, bioética, miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), de los colegios oficiales de abogados y médicos y de colectivos sociales afectados», adelanta el canario.

El ginecólogo santacrucero revela que durante su estancia en este comité nacional conoció dos periodos de gobiernos socialistas y otros dos populares, por lo que resultaba «extremadamente complejo» que se pusieran de acuerdo gobierno y oposición. «Había días que el PSOE parecía que estaba cerca del sí y el PP en el otro extremo y días en los que el Partido Popular se colocaba más cerca del sí y su rival en el lado contrario». El exrector de la ULL deja claro que esa comisión siempre dijo «no» porque existían problemas jurídicos para poder cerrar ese intercambio de servicios, es decir, había que buscar un difícil equilibrio entre la mujer que presta el útero y la parte que financia el embarazo».

Buscar un marco legal

José Carlos Alberto considera que este comité cae en una contradicción cuando rechaza de frente todo lo relacionado con el embarazo subrogado y, en cambio, permanece callado con la donación legal de ovocitos y semen. «Eso lo arreglaron con una compensación resarcitoria por acudir 10 o 12 veces a una consulta quirúrgica [que de alguna manera igualaba el tiempo que has tenido que ausentarte del trabajo o de una actividad que exige tener un control] a esas sesiones de donación. Ahí no hay una vinculación mercantil entre las partes, pero sí se está generando una actividad económica para dar respuesta a las necesidades del mercado...».

Atendiendo a la idea anterior, el doctor Alberto Bethencourt lo tiene claro: «Visto lo visto, es el momento de analizar si el embarazo subrogado tiene alguna vía legal en España. Yo, personalmente, creo que el comité seguirá negándose».

Suscríbete para seguir leyendo