Un frente frío y una nueva borrasca provocarán esta semana en España un descenso drástico de las temperaturas, que ya está dejando las primeras nevadas en las cumbres.Tal es la magnitud del fenómeno, que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha emitido una alerta especial por la entrada de una masa de aire muy frío, de origen ártico, provocando un descenso significativo de las temperaturas y un desplome de las cotas de nieve.

De hecho, en Mallorca hay activados avisos rojos por nevadas este mismo lunes. Se esperan acumulaciones a partir de cotas muy bajas en la isla, concretamente a partir de 400 metros, aunque no se descartan alturas más bajas aún de forma puntual, hasta llegar al nivel del mar.

Esta situación se inició durante la tarde de ayer domingo y no comenzará a remitir hasta el próximo jueves, ¿pero cómo afectará a Canarias? Por el momento, según la Aemet, el Archipiélago se libra de estas heladas.

Predicción para Canarias

Así, esta semana se espera en las Islas un clima normal para el invierno, con temperaturas sin cambios respectos a los últimos días y solo con precipitaciones débiles.

En concreto, para este lunes se prevé que en Lanzarote y Fuerteventura el cielo permanezca poco nuboso con algún intervalo ocasional de nubes bajas y altas. En el resto, por la mañana predominio de los intervalos de nubes altas y bajas, más compactos en el norte de las islas montañosas. Durante la tarde se abrirán claros y tenderá a poco nuboso, excepto en vertientes sur de Gran Canaria y Tenerife donde se espera nubosidad de evolución, sin descartar precipitaciones de carácter débil.

A partir de mañana martes, las temperaturas incluso registrarán un ligero ascenso en zonas de interior, con pocos cambios en costas.

Aviso por oleaje

De hecho la única situación significativa en Canarias llegará desde el mar. La Aemet ha fijado el aviso amarillo por riesgo de fenómenos costeros en la vertiente oeste del Archipiélago. Así, se espera fuerte oleaje en los litorales de La Palma y El Hierro a partir de mañana martes y con olas que podrían alcanzar los cuatro metros de altura.