Un constante recuerdo a sus raíces canarias, un disco plagado de referencias a su isla de nacimiento (Gran Canaria) y un primer trabajo con el que Quevedo deja atrás el 'Quédate' para asentarse en el 'Donde quiero estar', afirmación que da nombre al álbum de estudio con el que el grancanario despunta como estrella planetaria. Estos son los ingredientes con los que el joven de 21 años ha decidido contar para afianzar su aterrizaje en la industria musical tras dar la vuelta al mundo con Bizarrap.

En 'Donde quiero estar', Quevedo ha señalado que "lo que trato de mostrar con este disco es la manera en la que busco y encuentro dónde quiero estar, tanto desde el sentido geográfico como desde el sentido de mi carrera. Este año he estado en ese proceso de búsqueda a la vez que he encontrado lo que quiero. Incluso me preguntaba si el nombre que quería darle al disco (que fue lo último) iba a ser una pregunta o una afirmación. Al final, he conseguido tenerlo claro y saber lo que quiero y sobre todo saber sin duda alguna, DONDE QUIERO ESTAR. Creo que hemos conseguido contar la isla a través de Pedro y Pedro a través de la isla, y ese era el objetivo", decía en una extensa carta compartida por el muchacho hace unos días.

Es muy común en las composiciones del grancanario que las referencias a su tierra ocupen buena parte de sus letras pero, en esta ocasión, el intérprete de éxitos como Punto G, Playa del Inglés o Vista al Mar, ha querido darle a conocer a todo el mundo (de una ingeniosísima manera) el nombre del que es el supermercado por excelencia de Canarias.

Cruzando fronteras

Una grata sorpresa. Eso es lo que se habrán llevado miles de canarios y canarias cuando hayan escuchado que, en la primera canción que abre el disco de Quevedo, "INTRO - SPEECH CRUZZI", protagonizada por el también artista canario Cruz Cafuné, hace referencia, nada más y nada menos, que a Hiperdino.

Parece que Quevedo ha querido hacerle un divertido guiño al supermercado que tiene "los mejores precios de Canarias" y la letra reza "(...) Soñé que estábamos en la radio. En el puto hilo musical del HiperDino. En los tonos de llamada de las madres yendo a buscar a los niños al colegio (...)".