“No aguanto más mi vida. No quiero vivir más”, estas son las palabras de un niño de Canarias, de 13 años de edad, a su madre después de llevar más de dos años sufriendo acoso escolar. Un infierno que no cesa y por el que su madre, Sheila, decidió denunciar ante los medios de comunicación la situación de desprotección y peligro que está atravesando de lleno este menor y toda la familia.

Sheila Sánchez, vecina de Tenerife, ha estado ganando visibilidad en redes tras denunciar un grave caso de bullying y acoso que ha estado sufriendo su hijo en los últimos tres años que lo han llevado a tener grandes consecuencias a nivel psicológico y físico. Pese a que se ha trasladado el caso a las autoridades, la mujer asegura que "le están dando la espalda".

Con tan solo 13 años, ya han sido 3 veces que su madre tuvo que cambiarlo de colegio por diversas agresiones que sufrió en cada uno de ellos. En el primero, dos niños de la clase de su hijo lo agredieron y lo tiraron por las escaleras dejándolo inconsciente y con un hundimiento de cráneo de 3 centímetros que desembocó en una neurocirugía.

Aunque Sheila denunció inmediatamente a la Policía y al centro escolar por lo sucedido, estos le recomendaron que "al ser más de 2 niños los que cometen bullying lo mejor era cambiarlo de colegio". Y eso hizo. Con la esperanza de terminar con el calvario, en una isla pequeña como Tenerife y ser el mismo entorno, se repitió la situación. En el nuevo centro, el primo de uno de los otros agresores reprodujo las mismas acciones y ha estado insultándolo, acosándolo e incluso le pintaban el cuerpo con descalificadores y dibujos obscenos.

Pero aún hay más. Después de cambiarlo por tercera vez a un nuevo centro en donde finalmente comenzó a estar mejor y más a gusto, estos niños de 12 y 14 años se enteraron en donde vivía su víctima y se han presentado varias veces a la puerta de su casa para seguir con los ataques que comenzaron en las aulas, pero ahora en su propio hogar.

Tras los episodios violentos, el niño comenzó a desarrollar ataques de pánico, ansiedad, depresión, e incluso tuvo dos intentos de suicidio. Hoy el hijo de la creadora de contenido se encuentra con tratamiento psiquiátrico, pediatras y medicación pero sobre todo un gran miedo a asistir al colegio. Ha sido la propia madre la que expuso unos crudos y desesperanzadores audios del niño rogando a sus padres para poder quedarse en casa y no tener que ir al instituto ya que se siente desprotegido.

La Fiscalía de Menores de Tenerife se reunió con la madre del joven el pasado miércoles, 18 de enero, y ha abierto una investigación al respecto.

Uno de cada cinco niños sufre bullying

Los síntomas más frecuentes que pueden presentar tanto quienes sufren acosos pueden ser físicos, pero también mentales: dolor abdominal, trastornos del sueño, cefalea, fatiga, neurosis secundaria, pérdida de apetito o de peso, mareos, vértigo, síntomas psicológicos, aumento de la ansiedad, depresión, baja autoestima, disminución del rendimiento escolar…y en el peor de los casos ideas suicidas.

Sin duda, es uno de los motivos por los que los menores padecen trastornos de salud mental. La mayor parte de estos acosos se producen en la escuela, aunque el auge de las redes sociales hace que el bullying se traslade al mundo digital, mientras está tumbado en la cama con el teléfono móvil.

Por ello, las administraciones y centros educativos han puesto en marcha programas de prevención y actuación para dar respuesta a estos casos. Insultos clásicos como llamar 'cuatro ojos' a quien leva gafas o 'gordo' a los compañeros con algún kilo de más pueden parecer comentarios inofensivos, pero que pueden amargar la infancia o adolescencia a quienes se sienten señalados por no cumplir con los estándares de belleza que marca la sociedad de hoy.