Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chequeo a la sanidad pública

La inversión de España en Atención Primaria apenas crece unas centésimas en 2023

El presupuesto ha pasado del 14,93% al 14,99%, muy lejos del 25% que demanda el sector | Hay grandes diferencias entre autonomías: Cataluña destina 229 euros por habitante, frente a los 315 de Extremadura o los 155 de Madrid

La llegada del covid provocó decenas de promesas y buenos propósitos sobre la necesidad de invertir en sanidad y de reforzar el sistema público de salud. Sin embargo, las huelgas de médicos en diversas autonomías ponen de manifiesto que los aplausos y los compromisos no llegan al día a día de los centros sanitarios, donde faltan profesionales y recursos, lo que contribuye a que las listas de espera, en términos generales, no paren de crecer. Por mucho que lo denuncien sanitarios y pacientes, sigue sorprendiendo que el 76% de la población tarde un promedio de 8,8 días en acceder a un médico de familia, según constata el último barómetro del Ministerio de Sanidad.

Dentro del sistema, la Atención Primaria sigue siendo 'la hermana pobre', dado que no se ha recuperado del todo de los recortes de 2010: la inversión de las administraciones en los centros de salud, aunque ha crecido en los últimos años, aún es "insuficiente", según denuncia el sector. Un reciente estudio realizado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) demuestra que el porcentaje dedicado al eslabón que constituye la puerta de entrada al sistema sanitario apenas ha crecido seis centésimas entre 2022 y 2023. En los presupuestos aprobados para este año, la inversión en primaria pasará del 14,93% al 14,99% del gasto sanitario, muy lejos del 25% que demandan las entidades que representan a los profesionales.

El grueso del presupuesto se destina a atención especializada (hospitales y consultas), con aproximadamente un 63% del presupuesto de las administraciones autonómicas, mientras el gasto farmacéutico hospitalario se come en torno al 17% y los conciertos, otro 8%. Según Marciano Sánchez Bayle, secretario de organización de la FADSP, los porcentajes deberían ser "un 60% para la atención especializada, un 25% para primaria, menos de un 14% para el gasto en medicamentos y un progresivo decrecimiento de la sanidad privada, para que no supere el 5%".

Además, el crecimiento del presupuesto es desigual tanto en los diferentes niveles como entre las comunidades. Así, el gasto en sanidad especializada creció un 29% de 2010 al 2020 en el gasto por habitante, mientras que el gasto farmacéutico creció un 44% (entre 2014 y 2021) y en conciertos el 13%, según el observatorio de la FADSP, que avisa, informe tras informe, de la dificultad de comparar los presupuestos de las diferentes administraciones, así como la falta de datos generalizada.

En cuanto a la atención primaria, el promedio destinado del gasto en el primer eslabón aún era en 2018 un 0,9% inferior al de 2010, por tanto hasta esa fecha no se había recuperado de los recortes, aunque a partir de 2016 se observa "cierta recuperación", con un aumento del 0,23% en el conjunto del país. En cuanto a la evolución 2022-2023, el último análisis efectuado por la Federación indica que se ha producido un aumento medio de 17 euros per cápita, de 251 a 268 euros (un 6,9% más, un porcentaje inferior al crecimiento del resto de niveles sanitarios), con grandes diferencias entre Extremadura, que invierte 351 euros por habitante y Madrid, con 155 euros.

Cataluña, la segunda por la cola

No en vano, la huelga de sanitarios en la comunidad dirigida por Isabel Díaz Ayuso ha sido la que ha abierto la espita a las protestas en otras autonomías. Catalunya, con 229 euros por habitante en atención primaria, se sitúa la segunda por la cola, teniendo en cuenta los presupuestos de 2022, dado que aún no hay acuerdo para las cuentas de 2023. Y, sumando el presupuesto sanitario total, el Ejecutivo catalán invierte 1.456 euros per cápita, también justo por detrás de Madrid entre las comunidades que menos destinan al sistema, según el informe 'Los presupuestos sanitarios de las CCAA para 2023'.

Si el foco se pone en el Ministerio de Sanidad, el presupuesto para 2023 asciende a 2.746 millones, un 7,8% más que en 2022. Aunque supone un "aumento progresivo", sigue siendo "insuficiente" y buena parte se nutre de los fondos europeos, "que tienen carácter finalista y se pueden destinar a algo puntual como la transformación digital, pero hace falta inversión estructural, como el aumento de las plantillas", según interpreta Manuela García, vicepresidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos.

Consciente de que la atención primaria está al borde del colapso, Gobierno y comunidades han puesto en marcha un plan de acción 2022-2023, dotado con más de 600 millones de euros, destinados a aumentar los recursos, mejorar la organización, digitalizar el sistema, reformar las infraestructuras e incrementar la oferta de atención bucodental. Al final del periodo, se podrá analizar si ha servido para materializar las promesas, en hechos.

Compartir el artículo

stats