El Consejo de Gobierno de la Universidad de La Laguna (ULL) resolvió en su sesión del pasado día 20 nombrar al catedrático Humberto Hernández como Profesor Honorario en atención a sus méritos y de acuerdo con lo establecido en el reglamento de Honores y Distinciones de esa Institución. Humberto Hernández es catedrático de universidad con un vasto currículum docente e investigador y ha desarrollado varias líneas de investigación, desde la lexicografía –ha participado en la elaboración de una docena de diccionarios de gran prestigio– a cuestiones relacionadas con la enseñanza de la Lengua y al estudio, defensa y promoción de la modalidad del español hablado en Canarias. No en vano, el recién honorario es miembro de número de la Academia Canaria de la Lengua, institución que además preside en la actualidad.

El profesor Humberto Hernández es asiduo colaborador del periódico EL DÍA-La Opinión de Tenerife como activo divulgador de cuestiones lingüísticas con artículos que viene publicando desde el año 1998. Esta actividad periodística le hizo merecedor del premio Leoncio Rodríguez y por la que ha recibido otras distinciones y reconocimientos. Gran parte de sus artículos de divulgación han sido recogidos en la obra Una palabra ganada (Madrid, Agencia Española de Cooperación Internacional).

Es colaborador de este periódico como activo divulgador de cuestiones lingüísticas

Su interés por el lenguaje periodístico ha quedado patente en su larga trayectoria como profesor en la Facultad de Ciencias de la Información y en numerosas publicaciones científicas, como El mensaje en los medios, A propósito del estudio lingüístico de la prensa regional canaria (Vervuert/Iberoamericana, 2004), además de autor del primer libro de estilo periodístico en los medios de nuestra Comunidad: el Manual de estilo de Radiotelevisión Canaria (2021).

Humberto Hernández continúa colaborando con los medios de comunicación regionales en su labor de contribución a la magnífica labor divulgadora que lleva desarrollando desde hace varias décadas. En este sentido, su trabajo se concentra en dos principales objetivos que se confunden con su verdadera vocación: la docencia y la investigación lingüística.