Canarias registró 230 suicidios en 2021, un 10% más que en 2020. Estos resultados del año posterior a la pandemia mantienen a Canarias como la tercera región en la que se producen más muertes por este motivo, con una tasa de 10,58 suicidios por habitante. Solo Asturias y Galicia se encuentran por detrás de las Islas.

De ahí que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias esté trabajando en la creación de una comisión intersectorial para la prevención de la conducta suicida en Canarias. El objetivo es abordar este problema de salud pública, con implicaciones multifactoriales, como una prioridad no sólo para el SCS sino para el resto de instituciones y para la sociedad en general. Se trata de promover una red de colaboración en esta materia que alcance múltiples ámbitos con la implicación de las consejerías de Sanidad, Educación, Derechos Sociales, Economía y Empleo, Administraciones Públicas y Justicia, Hacienda, la FECAM y la FECAI, así como las fuerzas y cuerpos de seguridad, entre otras.

Se trata de una de las líneas estratégicas que emana del Programa de Prevención puesto en marcha en marzo de 2021 con la finalidad de atajar la primera causa de muerte no natural en España. Del mismo modo, se encuentra ya en fase de revisión el protocolo de prevención y actuación del riesgo suicida en el ámbito escolar que la Dirección General de Programas Asistenciales ha estado trabajando conjuntamente con la consejería de Educación del Gobierno de Canarias para su implantación en 2023.

Desde el Servicio Canario de la Salud se está trabajando en las diferentes líneas estratégicas que contempla el Programa de Prevención de la Conducta Suicida, un documento estratégico indispensable en el desarrollo de acciones preventivas evaluables, con recursos planificados y cronograma de objetivos basados en el conocimiento científico que contempla además el abordaje intersectorial.

Entre estas, cabe destacar la formación de profesionales de diferentes ámbitos, como Atención Primaria, Salud Mental o Drogodependencias. Asimismo, se ha desarrollado una herramienta de consulta para la evaluación e intervención en Atención Primaria. Además, se ha realizado una labor propia de un Observatorio del suicidio en Canarias, mediante la creación de sistemas de información; fórmulas para la recogida de datos de ideación suicida, intentos de suicidio y suicidio en Canarias. En cuanto al ámbito clínico, el Servicio Canario de la Salud cuenta con profesionales que pueden abordar la conducta suicida, tanto en los Centros de Atención Primaria como en los recursos especializados de la Red de Salud Mental.

Existen algunas medidas que se pueden adoptar entre la población, los grupos de población y las personas, para prevenir el suicidio y los intentos de cometerlo. Esas medidas incluyen la utilización de la línea de atención a la conducta suicida, el 024 puesto en marcha este año por el Ministerio de Sanidad, restricción del acceso a los medios de suicidio; información responsable por parte de los medios de comunicación; las intervenciones escolares; introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol; identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional, entre otros.