Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre del clima

Sharm el-Sheikh esboza tres propuestas para financiar los estragos climáticos

El último borrador de los acuerdos sugiere tres posibles mecanismos para ayudar económicamente a los países más vulnerables al caos climático

El calendario de la cumbre del clima indica que este viernes es (o debería ser) el día en que se firme el acuerdo final de Sharm el-Sheikh. Pero tras más de dos semanas de intensas negociaciones, el último día oficial de la cumbre llega con muy poco cerrado y mucho aún por decidir. Este viernes, la publicación del último borrador de los acuerdos de Sharm el-Sheikh esboza tres posibles mecanismos para financiar las pérdidas y daños de la crisis climática. Se trata de uno de los temas más debatidos de esta cumbre y una de las grandes líneas rojas que han puesto los países del sur global para firmar el acuerdo. La petición ha quedado recogida en los documentos oficiales pero, cuando solo faltan unas horas para el supuesto cierre final de la cumbre, Sharm el-Sheikh apunta tímidamente a tres propuestas pero no se decanta por ninguna. 

La primera propuesta sería la creación inmediata de un nuevo fondo económico para hacer frente a las consecuencias de los extremos climáticos en el sur global. Se especula que este mecanismo independiente podría estar supervisado o coordinado por Naciones Unidas y que, a su vez, podría complementarse con otro tipo de iniciativas económicas ya existentes. La segunda propuesta plantea recoger el compromiso de los países con esta tarea pero posponer la creación de un fondo hasta el año que viene. En este caso, el logro sería esbozar la propuesta en Sharm el-Sheikh y ponerla en marcha a partir de la cumbre de Dubai (COP28). La tercera propuesta sería establecer nuevos compromisos financieros y vehicularlos a través de mecanismos ya existentes. Aquí también se sugiere tomar la decisión ahora y dejar de margen hasta el año que viene para que empiecen a funcionar. 

Según explican fuentes cercanas a las negociaciones, todas estas opciones tienen sus luces y sus sombras. La creación de un fondo económico completamente nuevo, por ejemplo, tendría la ventaja de centralizar el flujo de dinero desde los donantes hacia los países que lo necesitan pero, a su vez, tendría el inconveniente de que requeriría un tiempo para ponerse en marcha de manera oficial (sobre todo, por toda la burocracia que implica la creación de algo así). La firma de nuevos compromisos financieros, por su parte, podría acelerar la llegada de dinero hacia los países que necesitan suporte económico de forma urgente ayuda pero, paralelamente, también podría funcionar de manera más dispersa.

Compartir el artículo

stats