Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángeles Baca Cónsul honoraria de México en Canarias

Ángeles Baca: "Mi vida es como el ‘Corazón partío’ de Alejandro Sanz"

Ángeles Baca (Ciudad de México) en su despacho del consulado azteca, en San Cristóbal de La Laguna. | | MARÍA PISACA

Ha agotado media vida como cónsul honoraria de México en Canarias, un país que prepara con fervor el 1 de noviembre. Ángeles Baca defiende la celebración del Día de los Finados desde la tradición: «Los mexicanos no sentimos la muerte como un drama... No es una fiesta, solo honramos su memoria», apunta sin obviar que «Halloween es otra cosa».

¿Qué le trajo a Canarias?

El amor [sonríe]... Vine por amor. Yo residí hasta los 27 años en Ciudad de México, la otra mitad de mi vida la he pasado aquí.

¿Y se quedó por amor?

En esta tierra nacieron mis hijas y fortalecí un matrimonio precioso. Mi vida es como el Corazón partío de Alejandro Sanz: en México viví la niñez, la adolescencia y una generosa parte de mi juventud y en Canarias formé mi familia [vuelve a reír]. Por todos los años que he residido aquí, ya casi soy más canaria que mexicana.

A eso se le dice echar raíces lejos de casa.

Nunca me he sentido lejos de casa. Canarias es otra cosa, aquí jamás he percibido una desconexión con mis raíces... De hecho, cuando un compatriota camina por estas calles cree estar en nuestro país. Hay expresiones, el calor de la gente, la cultura, las comidas que me hacen sentir que sigo allí.

¿Gastronomía? Aquí la comida pica menos, ¿no?

No crea, tengo amigos canarios que cuando vienen a comer a casa me reprochan: «¿No tienes un chile algo más picante?»... Canarias tiene unos mojos muy mojos.

¿Cómo se ve su país desde la distancia?

Pues relativamente cerca, sobre todo porque voy cada dos meses y medio... Volver a México es una extensión de mi vida en Canarias y viceversa.

El 1 de noviembre es una fecha grabada a fuego en el calendario de los mexicanos.

Sí que lo es... Para los mexicanos la muerte no es un drama, tampoco es felicidad, pero la sentimos como un tránsito. No montamos una fiesta, sino que honramos a nuestros difuntos: los visitamos para no olvidar. Hacemos una comida en familia, pasamos la noche con ellos y, más que nada, recordamos a unas personas que no morirán mientras estén vivas en nuestra memoria.

Todas esas connotaciones están más próximas a nuestro Día de los Difuntos que otras modas estadounidenses.

El Día de los Difuntos de Canarias siempre está unido al Día de los Finados de México... En todas las actividades que impulsa el consulado buscamos puntos de encuentro porque al final existen más cosas que nos unen que las que nos separan. ¡Somos muy parecidos!

¿Nada que ver con el «dichoso» Halloween?

Ja, ja, ja... Eso es otra cosa. El Halloween es un invento de los americanos pero ya todos sabemos cómo son: es una nación nueva que no tiene pasado, sin los anclajes históricos de México o Canarias y, además, lo copian todo. Lo peor es que lo copian mal; hasta su Tex-Mex es una cosa horrorosa. Las nuevas generaciones crecen rodeadas de una confusión que no es sana porque se alejan de las tradiciones para abrazar algo que es artificial. Yo lucho todos los días por conservar los referentes culturales de la sociedad en la que vivo.

¿Cómo es la comunidad mexicana que reside en las Islas?

No somos muchos, pero hacemos ruido. En Canarias hay alrededor de 1.200 mexicanos. Usted va a pensar que otros países tienen una mayor presencia, pero nuestra comunidad es estable. Hay astrofísicos investigando en el IAC y estudiantes que están participando en programas de intercambio con la Universidad de La Laguna... Algunos vienen, se enamoran y se quedan para siempre. ¿Usted sabe que México exporta más cantantes de ópera que futbolistas?

No lo sabía...

Pues sí, incluso, está pensado un proyecto para que los cantantes de aquí y de allí se puedan enriquecer en una plataforma conjunta... Aún no está claro cómo lo van a hacer, pero el plan parece interesante.

Muchos de los referentes culturales que usted defiende están conectados con proyectos como el Campus América que organizó recientemente la ULL.

Para nosotros fue un gran honor que la Universidad de La Laguna nos eligiera como país invitado. Es el mejor escaparate para mostrar a la comunidad canaria todo lo que este consulado puede hacer. A los «pobrecitos» tinerfeños los aturrullamos de México durante 15 días, pero queremos que nos escuchen más... Esta semana tenemos más y el sábado (5 de noviembre) vamos a celebrar nuestra fiesta de catrinas.

¿Ese es un buen broche de oro para el final de fiesta?

Sí que lo es... Queremos ayudar a dinamizar la actividad comercial y el 5 de noviembre será una buena oportunidad para pasar un día en familia; alejar a los niños de los ordenadores y YouTubers para que disfruten con nuestras catrinas. Bueno, antes de salir a la calle pueden consultar los tutoriales de internet para guiarse, pero solo por un ratito... ¡Mire [llama la atención apuntando a unas calaveras que están colocadas junto a la Iglesia de La Concepción de La Laguna], eso lo han hecho alumnos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna!

¿Otra excusa para recuperar la calle tras la pandemia?

La crisis sanitaria, como a todo el mundo, nos pegó duro, pero en los casos de España y México, que somos países hermanos, las cifras de víctimas fueron y siguen siendo altísimas. ¡Saldremos adelante!

Compartir el artículo

stats