Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuno intermitente no es aconsejable en pacientes con diabetes o insuficiencia renal

Es fundamental acudir a un endocrinólogo cuando se quiere iniciar un ayuno intermitente ya que no se conocen sus posibles efectos adversos y está desaconsejado para pacientes con patologías crónicas como la diabetes mellitus tipo 1 o en la insuficiencia renal crónica. Así lo afirmó la investigadora Idoia Labayen Goñi, profesora titular de Fisiología en la Universidad de Navarra y directora del Instituto de Investigación Isfood, durante la ponencia Aplicaciones del ayuno intermitente en el tratamiento de la obesidad, organizada en el marco del 63º Congreso de la SEEN, que se celebra desde ayer en el Palacio de Congresos de Canarias Auditorio Alfredo Kraus. «Debemos ser muy cautos porque todavía no hay evidencia científica. Es muy probable que no sea recomendable para todos los pacientes con obesidad, como ocurre con otros tratamientos, y los especialistas deberán valorar su indicación en el futuro».

Labayen reconoció el éxito social del ayuno intermitente, basado en la restricción del tiempo en el que se puede comer sin que exista ninguna limitación de los alimentos que se pueden ingerir, y lo achacó al hecho de que «es muy sencillo de explicar, solo hay que indicar un horario para comer y ayunar el resto del tiempo, así como de entender y aplicar por los pacientes».

No obstante, Idoia Labayen explicó que los resultados relacionados con la pérdida de peso son discretos, y que una de las principales preocupaciones médicas sobre esta dieta es la posible pérdida de masa muscular como consecuencia del prolongado tiempo de ayuno. «La pérdida de masa magra es un efecto indeseado de los tratamientos de pérdida de peso porque conlleva la disminución del gasto energético y, en consecuencia, la recuperación del peso perdido. Esta es una de las cuestiones que estamos investigando».

En base a los pocos estudios que hay hasta la fecha, la investigadora señaló que, en la actualidad, no se puede recomendar hacer ayuno intermitente hasta que los especialistas médicos estén seguros de que es eficaz, factible y que no conlleva riesgos para la salud. «Hay colectivos para los que está contraindicado y, en general, no se debe realizar sin supervisión médica porque podría tener riegos para la salud. En pacientes con patologías crónicas como la diabetes mellitus tipo 1 o en la insuficiencia renal crónica está contraindicado”, puntualizó.

Metabolismo y presión arterial

En lo que respecta a algunos beneficios para el organismo, que no están relacionados con la pérdida de peso, la profesora Labayen Goñi citó una posible mejoría del metabolismo de la glucosa (sensibilidad a la insulina, hemoglobina glicosilada, control glucémico, etc.) y la presión arterial, según los resultados preliminares extraídos de algunos estudios.

Finalmente, Labayen citó los dos tipos de ayuno intermitente que existen: los métodos basados en alternar días en los que se ayuna con días en los que se come con normalidad; o restringir el número de horas en las que se puede comer, siendo este último el más investigado, y el que cuenta con mayor popularidad en la sociedad.

Compartir el artículo

stats