Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premios Princesa de Asturias

Eduardo Matos: "Estamos acabando con nuestra casa, que es la Tierra"

"Estoy muy satisfecho con lo hecho, no ha sido fácil, pero a estas alturas sí puedo mencionar que estoy en paz"

La sabiduría sin fin. Eduardo Matos Moztezuma, en Oviedo. Muel de Dios

"Cansado pero feliz". Eduardo Matos Moctezuma ha excavado en la gastronomía asturiana y no ha perdonado una fabada al completo. Quién dijo miedo habiendo sal de frutas. Al término de su charla con La Nueva España, del grupo Prensa Ibérica, subirá a su habitación a reposar la digestión.

Hay un poema de Amado Nervo que le gusta mucho: "¡Vida, estamos en paz!" "Sí", admite, fíjate que cuando cumplí 80 años en 2020 me hicieron un reconocimiento en una institución a la que pertenezco, el Colegio Nacional. Participaron varios académicos que hablaron sobre mi persona con mucha generosidad. Cuando me tocó hablar a mí mencioné ese poema. Porque estoy muy satisfecho con lo realizado hasta el momento. No ha sido fácil, como pasa en toda vida, pero a estas alturas sí puedo mencionar que estoy en paz. Es un gran motivo de orgullo y satisfacción porque has visto realizadas muchas de tus ideas y planteamientos. Eso se ejemplifica con lo que estamos viviendo ahora con este premio, un máximo en mi vida académica".

Un reconocimiento a nivel internacional "de la mayor estatura. Supone culminar una carrera de una manera que mucho me dignifica... Pero que a la vez crea un compromiso contigo mismo. Algo de eso diré el viernes. Premios de esta calidad son un encuentro con tu conciencia. No es solamente un galardón para el que lo recibe, también para tus maestros, para las instituciones que te formaron. En mi caso, la Escuela de Antropología".

Está en deuda, por tanto: "Claro, con todo lo que te formó a lo largo de los años. Tener esa gratitud es importante. Eres lo que eres gracias a eso. Imagínate, yo llevo más de seis décadas perteneciendo al Instituto Nacional de Antropología y dentro de él he podido desarrollar mis trabajos".

Citamos al propio Matos: "Rompimiento es creación. Rompamos con todo lo establecido". Religión, familia, los cargos... "En mi vida habrá cinco. Cuatro han sucedido o alguno está sucediendo, pero el último es el rompimiento con la muerte, a lo cual tenemos que enfrentarnos en algún momento. Hay que llegar a ella teniendo la conciencia de que nada es eterno. Todo tiene un fin. Ese quinto rompimiento es afrontar ese momento. No sabemos cómo se va a dar pero que llegará. Sin duda. No, no creo en un más allá. Para nada. Eso lo hace todavía un poquito más difícil. Entiendo que mucha gente dentro de diferentes religiones encuentre un alivio en ello, pero no es mi caso. Te mueres y ahí se acabó todo. Lo que hayas hecho bueno, malo o mediano es lo que cuenta. Y hasta ahí hemos llegado".

Sabiendo lo que pasó en el pasado quizá podamos imaginar cómo se extinguirá nuestra civilización... "Estamos viendo cosas terribles en relación a nuestra casa, que es la Tierra", afirma, "estamos acabando con ella y esto debe ponernos a reflexionar pero ya. Mira, la Humanidad ha demostrado a lo largo de la Historia que surgen grandes civilizaciones que luego fueron a menos, pero nunca se ha estado en una posición en la que el mismo hombre con ese poder creador que siempre ha mostrado también pueda acabar consigo mismo".

Matos Moztezuma siempre ha posicionado contra la manipulación política de la Historia: "En general, en todos los países y en todas las épocas se ha hecho, realzando unas cosas no muy realzables. Sobre todo, por parte de estructuras que tienen y ejercen poder. Siempre he estado en contra. Debe conocerse y profundizarse en la Historia, pero siempre dentro de un rigor académico y científico basado en datos y no tratando de tergiversar o inventar los hechos".

Si entrara en la casa de alguien con permiso para explorarla a fondo, ¿podría hacerse una idea precisa de esa persona? "Bueno, depende de qué es lo que vas a encontrar. La arqueología y la historia te prepara para entender esos procesos internos, si entras en una casa puedes tener observación hacia tal o cual aspecto para poder entender qué es esa casa, cómo se ha dado. Nuestras disciplinas se supone que te capacitan para percibir mejor toda una información que pueda estar presente".

Hay arqueólogos que consideran como hijos propios sus descubrimientos más importantes. Matos explica que "obviamente como investigador tienes un apego, incluso un cariño por lo que estás haciendo y obteniendo. Ahora, debes ser muy consciente de que eso es patrimonio de un pueblo, no es exclusivamente tuyo. Esto es muy importante porque en un momento dado sí lograste traer al presente determinados materiales o elementos, pero entendiendo que no tienes posesión sobre ellos. Son motivo de tu estudio. Y hasta ahí".

Descubrió su vocación leyendo un libro sobre Egipto: "De jovencito usaba lo que se llamaban los ‘domingos’ –lo que te daban tus papás para gastar– para comprar libros sobre Egipto. Cuando entré en la Escuela de Antropología lo que me fue apasionando fue nuestra historia mesoamericana. No es que Egipto pasara a un segundo término, pero di primacía estudios que me permitían conocer nuestras distintas civilizaciones. Siempre he mantenido ese interés por Egipto. Hay un grupo de arqueólogos egipcios que piden a Inglaterra el regreso de la piedra Rosetta, Lo apoyo". Cómo no.

Compartir el artículo

stats