Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia

"Mi suegra entró al Clínico de Valencia por un trombo y ha salido en una caja de pino por legionela"

La familia de una octogenaria fallecida por legionela creen que pudo contagiarse durante su ingreso en el hospital, donde se ha detectado un brote | Estudian iniciar acciones legales contra la administración por una muerte que creen evitable

En el certificado de defunción que ha recibido la familia aparece la neumonía por legionela como causa de la muerte. MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

"Tengo como un puñal clavado en el pecho porque mi madre podría haber salido bien del hospital". La sensación la describe Adolfo (nombre ficticio) al explicar las circunstancias en las que murió su madre el pasado lunes después de estar quince días ingresada en el Hospital Clínico de València. Esta vecina de l'Horta Nord, octogenaria, entró a finales de agosto por una patología vascular que superó, como también el problema de corazón que le sobrevino después. Pero casi al final del ingreso desarrolló una neunomía por legionela que es lo que la mató, tal como refleja el certificado de defunción entregado a la familia.

Dónde se contagió es todavía una incógnita, pero tanto su hijo como el resto de la familia mantienen que la anciana es una víctima del brote de legionela que se ha detectado en el sistema de agua del Hospital Clínico y que ha obligado al centro a clausurar los grifos de varias habitaciones y de realizar un tratamiento en toda la red para eliminar la bacteria.

Desde el centro confirmaron el miércoles a este diario que las medidas se habían tomado tras detectar "un posible contagio" en el interior del hospital pero sin aportar más información ni sobre su estado de salud, pese a la petición de este diario. "De posible contagio nada. Es mi abuela", dice categórica a este diario una de sus nietas que ha relatado a Levante-EMV junto a su madre y su tío el periplo de la anciana hasta fallecer este pasado lunes.

"De posible contagio, nada. Es mi abuela", dice categórica una de las nietas de la fallecida

decoration

Ingresó a finales de agosto

La mujer ingresó a finales de agosto por un problema vascular en la tercera planta, pabellón C, y esa misma noche pasó por quirófano "y salió perfecta", cuenta una de sus nueras. La recuperación fue según lo previsto y a los pocos días recibió el alta. "Fue a mediodía, y esa tarde en casa empezó a encontrarse mal", recuerdan. En este caso fue un problema de corazón (tenía antecedentes) y volvió a ingresar en el centro de Blasco Ibáñez esta vez en la tercera planta del pabellón B, justo donde están las salas de Cardiología y Nefrología, donde se han detectado los altos niveles de la bacteria en varios grifos de habitaciones. Era el viernes 2 de septiembre.

Allí los médicos la estabilizaron "y nos dijeron que en unos días se podría ir para casa". Pero cuando estaba cerca la fecha que le habían dado para salir, empezó a empeorar. "Hasta los médicos se extrañaron, no quería comer, estaba muy decaída. Solo quería estar con los ojos cerrados". Viendo la evolución, el equipo médico decidió hacer más pruebas. Una radiología y una analítica confirmaron que había desarrollado una neumonía por legionela. El resultado llegó el pasado sábado día 10 "y el lunes por la mañana se murió". El certificado de defunción que muestra la familia apunta como causa inmediata de la muerte una insuficiencia respiratoria pero como causa "inicial o fundamental" el problema de corazón y una "neumonía por legionela".

Fachada del Hospital Clínico de València, situado en la avenida Blasco Ibáñez. F. CALABUIG

"En su casa no pudo contagiarse"

"Por mi abuela no podemos hacer nada pero en esas habitaciones había mucha gente vulnerable", lamenta su nieta. En el hospital empezaron a aplicar el protocolo nada más se tuvo el diagnóstico de legionela, ya que es una enfermedad de declaración obligatoria. "Vinieron a la habitación y me preguntaron si en casa de mis padres tenían aire acondicionado, si bebían agua del grifo... pero de ahí no pudo ser", explica su hijo "porque no tienen aire y utilizan agua de garrafa".

"Me preguntaron si en casa de mis padres tenían aire acondicionado, si bebían agua del grifo... pero de ahí no pudo ser. Llevaba desde finales de agosto en el hospital", asegura su hijo

decoration

Además, la octogenaria "llevaba desde finales de agosto en el hospital" y solo pasó entre medias unas pocas horas en su casa. Esto, unido a que precisamente han sido los grifos de la planta donde estuvo los últimos días los que se han clausurado al encontrar la bacteria, hacen pensar a la familia que ella es ese "posible contagio" al que se refieren desde la administración sanitaria. Cabe recordar que la neumonía por legionela tiene un periodo de incubación de dos a 10 días, según la OMS.

Con todo, su hijo critica que todavía está esperando que le llamen de la administración, tal como le informaron cuando le dieron el diagnóstico de su madre, para ir a tomar muestras de las instalaciones de agua de casa de sus padres.

"Mi madre podría haberse puesto buena porque había superado los dos problemas", insiste su hijo. La familia asegura que sienten "rabia" ante lo que ha sucedido. "Mi suegra entró en el hospital por otra cosa y ha salido en una caja de pino por legionela", añade una de las nueras de la fallecida. Tal ha sido el impacto de la muerte de la anciana, sobre todo tras conocer la declaración del brote en el hospital, que sus hijos están barajando la posibilidad de iniciar acciones legales para aclarar la vinculación entre la muerte de su madre y el brote de legionela en el sistema de agua del Hospital Clínico.

El hospital clorará el sistema de agua de los cuatro pabellones para atajar el brote

No solo en la planta tercera del pabellón B. El Hospital Clínico tiene previsto aplicar este viernes el tratamiento previsto para acabar con la bacteria en los sistema de agua fría y caliente de todos los pabellones del hospital (tiene cuatro edificios) y no solo donde se han detectado altas concentraciones de legionela. Según prevé la ley y se informó ayer a los trabajadores, será hoy viernes cuando se aumentará el cloro en el sistema de agua fría (hiperclorado) y se aplicará un proceso de choque térmico en el de agua caliente, por lo que se ha pedido a todo el personal que se abstenga hoy de beber agua de los grifos y de ducharse.

El comunicado llegó ayer jueves a través del sistema interno de notificaciones pero la noticia de la detección de un brote de legionela ya se conocía desde el miércoles tras publicarlo en exclusiva este diario. Pese a que las muestras tomadas en diferentes puntos solo han detectado legionela en los grifos de Cardiología y Nefrología (que se clausuraron el miércoles) "hay miedo entre el personal, más que nada por la falta de información", critican trabajadores del centro.


Compartir el artículo

stats