Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día internacional de la prevención del suicidio | Atención a los pacientes y acción judicial

«El 024 escucha, pero no hay recursos para derivar y tratar a los usuarios»

El psicólogo Felipe Lagarejo considera que hacen falta más profesionales en la Sanidad Pública para contribuir a reducir el actual número de muertes de estas características

Manifestación a favor de la prevención del suicidio. E.P.

El psicólogo Felipe Lagarejo considera que las administraciones públicas todavía no desarrollan las acciones suficientes para propiciar una reducción significativa en el número de suicidios que se registran en España. En opinión de este profesional, del Colegio Oficial de Santa Cruz de Tenerife, el número para atender a personas con conductas suicidas, el 024, «solo escucha y busca salvar el suicidio en ese momento, pero no hay recursos donde derivar a esos ciudadanos para que reciban un tratamiento» adecuado a sus necesidades.

Desde su punto de vista, dicha plataforma de atención debería estar conectada con una serie de recursos de asistencia psicológica para ayudar a quienes llamen al citado número impulsado desde el Gobierno de España. Es decir, a su juicio, «hay que pasar de la escucha a la acción; y eso pasa por aumentar el número de psicólogos en la sanidad pública».

Según recuerda Lagarejo, la tasa de suicidios registrada en el 2020 en España es la más alta desde que hay registros y creció un 7 por ciento respecto al 2019. Comenta que hace dos años hubo 3.941 fallecimientos en dichas circunstancias, lo que representa una media de once al mes. Y en Canarias se pasó de 198 casos en el 2019 a 208 en el 2020. Además, hay un aspecto al que dicho psicólogo pide prestar mucha atención entre el 2019 y el 2020 la cifra de jóvenes que murieron por suicidio se duplicó.

Respecto a las medidas desarrolladas por parte de las diferentes administraciones, considera que los pasos que se han dado no han sido los suficientes y aún no llegan a ser suficientes. Lagarejo, coordinador de la Comisión para evitar suicidios del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, presentó el pasado año en el Parlamento de Canarias la solicitud para que se creara una comisión de estudio sobre el asunto y un plan de prevención.

Recuerda que ejerce de coordinador de un proyecto que está apoyado por el Ayuntamiento de La Laguna, y avalado por el Colegio Oficial de profesionales, para realizar un plan de prevención de suicidios entre menores de edad en cinco institutos de dicho municipio. La acción se dirige a adolescentes de entre 14 y 16 años. La experiencia cuenta con un programa con el que se busca sensibilizar a los alumnos, preparar a los profesores para detectar posibles casos de conducta suicida, así como un tratamiento profesional y personalizado para cada uno de los estudiantes que así lo requieran. Esta campaña, denominada Presume (Prevención de Suicidios entre Menores), se llevará a cabo hasta el próximo mes de noviembre.

Comenta Lagarejo que «esta es una estrategia real y efectiva; la pena es que se tenga que desarrollar de forma privada y a nivel local, y no en base a una Ley y por deber ético desde el Gobierno de Canarias».

La presidenta de la Fundación Juana Reyes, Isabel Aguilar, destaca «la importancia de que la prevención del suicidio entre en la agenda política y las iniciativas para dotar su gestión de mayores recursos». La representante de esta organización, dedicada al trabajo en favor de la salud menta, afirma que «hay que escuchar, atender las primeras alertas y trabajar con las familias». Manifiesta que «no cabe duda del impacto que deja en la unidad familiar cuando un hecho así se materializa, por lo que es necesario seguir dotando de recursos tanto a Atención Primaria como a la Especializada».

Aguilar recuerda que, según los expertos, «las personas que sufren el fallecimiento de un ser querido» en estas circunstancias «pasan tres etapas: una de rabia o frustración, otra de tristeza y la última de aceptación». Advierte de que «muchas veces los familiares necesitan ser acompañados y escuchados». La presidenta de la Fundación Juana Reyes expresa «la importancia de dar visibilidad a la gestión de su prevención y al acompañamiento de los familiares».

Compartir el artículo

stats