50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cruz Roja prevé aportar material a 3.500 escolares de Santa Cruz de Tenerife

La ONG desarrolla hasta hoy su campaña de recogida de productos junto a la Fundación Carrefour | La mayoría de beneficiarios viven en el área metropolitana y Sur de la Isla

Colaboradores de Cruz Roja y Carrefour en el puesto de recogida de material en el supermercado Carrefour de Añaza. E. D.

Cruz Roja Española estima que este año su campaña de recogida de material en la provincia de Santa Cruz de Tenerife llegue a un total de 3.500 menores de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Esta cantidad de beneficiarios de dicho programa es muy similar a las ayudas entregadas a alumnos de colegios e institutos al comienzo del pasado curso escolar. Así lo explica Olga Nazco, responsable del Programa provincial de atención a personas en situación de extrema vulnerabilidad de la mencionada organización.

Ayer viernes y hoy sábado se desarrolla en el municipio de Santa Cruz de Tenerife la acción denominada Vuelta al Cole Solidaria, donde Cruz Roja cuenta con el apoyo de la Fundación Carrefour. A través de esta iniciativa, los clientes de los supermercados de dicha cadena podrán adquirir el material escolar que consideren oportuna y donarlo en el puesto de la ong a la salida de la tienda.

Gracias a este proyecto conjunto con la Fundación Carrefour, en el inicio del pasado curso 15.152 menores de edad de todo el país pudieron acudir a clase con material adecuado. De esa cifra global en España, unos 400 escolares se beneficiaron en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, comenta Olga Nazco. En esa iniciativa, la entidad de la cadena de supermercados aporta 100.000 euros en material escolar, que reparte en todo el territorio nacional.

Hace 14 años que se lleva a cabo esta colaboración para evitar que la escasez de recursos económicos en las familias afecte a los procesos básicos de enseñanza en menores de diferentes edades.

Hasta llegar a los 3.500 beneficiarios previstos por Cruz Roja, la institución humanitaria utiliza fondos económicos propios y subvenciones de administraciones y otras organizaciones empresariales. Por ejemplo, a mediados de este mes está prevista la firma del convenio anual con la Fundación DISA para la consecución del mismo objetivo en Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Los destinatarios de estas ayudas son los hijos de aquellas familias que ya han sido valoradas por las trabajadoras sociales de la ong y que han sido incorporadas al programa de personas en vulnerabilidad social.

Como es lógico, el mayor número de beneficiarios reside en Tenerife, donde se concentra, con gran diferencia, el mayor volumen de población de la provincia. Olga Nazco señala que buena parte de las personas que requieren este y otros tipos de ayuda por carecer de suficientes recursos económicos tienen su residencia en el área metropolitana de la Isla, así como en el Sur de Tenerife, donde la pandemia, los expedientes de regulación temporal de empleo y las consecuencias económicas posteriores dejó a muchas personas sin empleo.

Más afectados

Sin embargo, durante estas semanas, las dificultades para la adquisición de material escolar, libros, ordenadores o uniformes no solo afectará a familias en situación de vulnerabilidad social, sino a otras muchas, debido a factores como el incremento de los precios en muchos de los productos o la imposibilidad de heredar libros de los llamados «cursos impares» de la nueva Ley educativa, conocida como Lomloe, a raíz de la renovación de contenidos en los textos destinados a los cursos impares de Primaria (primero, tercero y quinto), Secundaria (primero y tercero), Bachillerato (primero) o Formación Profesional (FP), han señalado en los últimos días varios portavoces de las asociaciones de padres de alumnos.

Currículos sin aprobar en varias comunidades

La presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos (Cofaña), Begoña Ladrón de Guevara, afirmó recientemente a Europa Press, que «todo ha subido», desde el «material más básico, hasta los libros o el material informático». Junto a ello enumera también los gastos en transporte y electricidad, que también «redundan en las familias» y las hacen temer los próximos meses, lo que ha hecho, según explica, que muchos núcleos familiares hayan recortado gastos de otras partes durante este verano como el ocio o las vacaciones: «No han disfrutado en previsión de ahorrar para lo que viene». Esta vuelta al cole también genera en las familias una situación «más crítica» que deriva en estrés y conversaciones de las que los menores también son conscientes, avisa. Al respecto, critica la incertidumbre generada por la «agravante» de la Lomloe sobre nuevos libros y contenidos. Hay varias comunidades autónomas que no han aprobado todavía los decretos de los currículos, como es el caso de Andalucía, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Murcia, Galicia y País Vasco; y dos no han completado la aprobación de los currículos de todas sus etapas educativas (Navarra, que tiene que aprobar el decreto de Bachillerato, y Asturias, que tiene pendiente aprobar los de ESO y Bachillerato), según la Asociación de Editores de Libros y Contenidos Educativos (Anele). El presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa), Pedro Caballero, consideró que la nueva ley es uno de los principales problemas porque se tiene que «hacer acopio de material nuevo». «Los libros van a ser lo más caro este año, después el uniforme escolar», detalló. Estimó que las familias gastarán en el nuevo curso entre 200 y 250 euros más que en años anteriores. «Durante dos años, este y el próximo curso, las familias van a tener que hacer una inversión extra», insistió Caballero a Europa Press.

Compartir el artículo

stats