50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelta al cole

La inflación y la renovación de libros de texto por la Lomloe dispara la vuelta al cole en Asturias: "Será duro"

Las familias asturianas son las que más pagarán del país: 557 euros por hijo, según un sondeo | "Con la nueva ley el gasto será el doble", afirman los padres

Rafael Moreno Osorio, ayer en su casa, con material escolar.

La inflación y la implantación de la nueva ley educativa, que obliga a los alumnos de los cursos impares a comprar nuevos libros de texto, disparará la vuelta al cole en Asturias y el resto de España. Un sondeo realizado por la plataforma educativa GoStudent sitúa de hecho al Principado a la cabeza de España en gasto de ropa y material escolar. Las familias de la región prevén gastar, según recoge este estudio, una media de 557 euros por hijo, el doble que hace un año, frente a los 419 euros del resto del país. Los padres se lo toman con resignación: "Ha subido todo muchísimo y el material escolar no iba a ser menos, pero no queda otra que asumirlo". A los libros, las mochilas, las libretas o los lápices, que se han encarecido "muchísimo", según las librerías, "hay que sumar el uniforme, el comedor...". "El inicio de curso será muy duro", reconocen.

En Asturias el curso está a la vuelta de la esquina: empieza en poco más de dos semanas, el 12 de septiembre para todas las etapas, con la gran novedad de que se implanta la Lomloe. Las familias denuncian que la aplicación de la reforma educativa supondrá un gasto añadido para sus bolsillos. "Tendremos que gastar el doble, porque los libros prestados o de hermanos ya no valen", lamentan.

Eva Hevia y María Sánchez, de la librería Campoamor de Oviedo. / LNE

Gema Valdés es presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) "Miguel Virgós" y asegura que "en todos los campos hay subida de precios y la vuelta al cole no iba a ser menos". Lo que más se han incrementado, según ella, son los libros de texto, con el agravante de que este año hay que comprarlo nuevos en los cursos impares por la nueva ley. "Ya no pudimos recurrir tanto a los bancos de libros como otros años. Y, además, el número de becas para ello está siendo muy escaso. No han llegado a cubrir ni siquiera la mitad de las solicitudes", comenta.

La FAPA "Miguel Virgós", según cuenta su presidenta, lleva muchos años reivindicando a los centros educativos "menos libros", que se traduzcan en "menos gastos para las familias y menos peso para las mochilas de los niños". Sin embargo, se queja, son muchos los colegios que siguen reclamando el temario físico, sobre todo en las etapas más tempranas. "Hay colegios que piden un montón de libros y de material escolar. Y los costes de la materia prima están subiendo, así que es normal que el precio aumente", declara. María Gutiérrez, presidenta de la FAPA Xixón, también prevé un "inicio de curso duro". "La inflación nos pasa factura. Pero también queda claro que si hay que comprar los libros, aquellos bancos de libros que se deberían haber hecho ya hace años no están funcionando. La educación es costosa, nada de gratuita", advierte.

David Alférez, presidente de la Asociación de Familias Numerosas de Asturias (AFNA), asegura que "ha subido todo muchísimo" y que "el material escolar no se va a librar". "Todavía no hemos empezado con la compra de la vuelta al cole, eso llegará una vez que los niños empiecen las clases, pero por lo que he visto la cosa está bastante complicada. Cae de cajón que esto va a ser un problema añadido, sobre todo, en nuestro caso", asegura. Alférez no solo se fija en la cesta de la compra, sino en las academias. "Supongo que ahora también revisarán los precios por la subida de luz. Habrá que seguir apretándose el cinturón, aunque no sé si quedarán agujeros", agrega.

La gijonesa Carmen Osorio, bloguera, autora de "No soy una drama mamá" y con cinco hijos, señala que este año el coste de la vuelta al cole será "el doble". Por un lado, sus dos hijos mayores tendrán que estrenar libros en digital, una opción que, según comenta, es más cara, puesto que "tenemos que comprar pantallas y luego las licencias de texto, algo que ha subido mucho con respecto al curso pasado". El otro factor que disparará el regreso a las aulas es la Lomloe. "Uno de mis hijos empieza tercero de Primaria y no podrá reutilizar los libros que tenía guardados de sus hermanos mayores; hay que comprarlo todo nuevo", lamenta.

Alba Pollo con su hija Naia Gurdiel en Gijón. | LNE

La ovetense Valentina Fonseca tiene tres hijos de 6, 3 y 2 años. El mayor empezará primero de Primaria en las Dominicas. "Nos facilitan en el colegio los libros de texto y ya los hemos pagado. Son unos 200 euros, que para ser un niño tan pequeño me parece muy caro", indica. "También hay que comprar –añade– todo el material escolar, a lo que hay que añadir los uniformes y el comedor. Vas sumando y es un desembolso inicial muy grande". Pero... "es un gasto que hay que asumir, no queda otra". "No quiero ni pensar en cuando mis tres hijos vayan a cursos altos y no valgan los libros de uno para otro", sentencia. Fonseca no entiende por qué hay que sustituir los libros con la nueva ley. "No creo que las matemáticas (por poner un ejemplo) cambien de una norma a otra. Al final esto es un negocio para mucha gente. Se debería poder reutilizar los libros en mayor medida, no desperdiciarlos, que se hereden los de los hermanos. A saber si dentro de cuatro años vuelve a cambiar la ley y los libros que están saliendo ahora ya no valen", protesta.

La misma crítica la hace Mari Luz Mier, madre de dos niños en edad escolar: “Es un engorro que cada vez que cambia la ley haya que comprar nuevos libros. En mi caso, he tenido suerte y no me afecta. El pequeño, que pasa a segundo de Primaria, puede heredar los libros de su hermana. Eso sí, en los textos de la mayor he notado una subida de unos 80 euros". Carmen Fernández es madre de dos alumnos del colegio Santa María del Naranco y también percibe la subida de precios: "Se ha notado bastante, es algo que afecta a todo".

La gijonesa Alba Pollo, con una hija en Primaria, recurrirá este año al banco de libros del colegio. "Los que donan de otros años nos los dejan a un precio más económico", dice. "Yo he estado mirando libretas por diferentes sitios y he visto que ha subido el precio mucho", afirma por su parte Solvia Nicole Arcoíza, de Gijón. Pablo Fernández, con dos hijos y de Noreña, ha gastado "el doble". "Esperaba reutilizar libros, pero a finales de curso ya nos avisaron en el colegio que ‘ley nueva, libros nuevos’", declara. Además, su hijo pequeño da el salto a Primaria. "En Infantil hay otra dinámica, ya que utilizan menos libros y más cuadernos de actividades. En total he gastado 263 euros en libros para la mayor y 238 para el pequeño", expone.

Aida Alonso, en el mostrador de la librería ovetense San Francisco con varios libros de texto. | LNE

"Todo ha subido muchísimo", dicen en las librerías: libretas, lápices, mochilas...

Al otro lado del mostrador, en las librerías, también sufren la inflación. Aída Alonso, de la librería San Francisco de Oviedo, cuenta que la subida de precios ha sido "masiva". "Siempre suben, pero este año se ha notado más. Antes un libro de texto costaba 35 euros, ahora sobre 40, por lo que de media a las familias les supone un incremento de unos 50 en total. También ha subido muchísimo el material escolar: el papel y el plástico se ha disparado", explica. No obstante, Alonso dice que "ahora son los propios colegios, sobre todo los concertados, los que compran los libros a las editoriales y los distribuyen a las familias. Una competencia a la que es difícil hacer frente".

Precisamente por eso en las librerías Cervantes y El Búho Lector, en Oviedo, ya solo trabajan por encargo: "Se trata de un tipo de venta más residual". La subida de precios afecta sobre todo, apunta Alfredo Quirós, "a los complementos de papelería, como mochilas, lápices, libretas...". Misma situación viven en la librería Campoamor. "La venta de libros de texto siempre la hacemos bajo pedido. Ahora mismo las ventas están bastante paradas, suele ser en septiembre cuando se incrementan", argumentan las dependientas Eva Hevia y María Sánchez. "Los precios de los libros de texto han subido aproximadamente un 10%", calcula Javier Melón, gerente de una librería en la calle San Bernardo de Gijón. Según sus palabras, "el precio del papel se ha disparado", lo que afectará sobre todo a los alumnos de cursos impares, que "gastarán más de 400 euros frente a los pares, sobre 300". "Los precios han subido mucho", concluye Marta González, al frente de la librería de Tomás Zarracina, de Gijón.

El PP carga contra Educación: "Aún no han publicado los currículos de ESO y Bachillerato"

El Partido Popular acusó ayer al Gobierno del Principado de "dejar tirada" a la comunidad educativa asturiana al no haber publicado aún los nuevos currículos de adaptación a la Lomloe de la ESO y de Bachillerato. "Es una irresponsabilidad, una dejación de funciones y una clara falta de interés y de trabajo", clamó en rueda de prensa la diputada popular y portavoz de Educación del grupo parlamentario, Gloria García. Las clases empiezan para todas las etapas el próximo 12 de septiembre, por lo que quedan poco más de dos semanas de vacaciones de verano. Los equipos directivos se incorporarán primero, el día 1. Ante este escenario, protestó Gloria García, "los profesores no pueden realizar las programaciones de las asignaturas, las concreciones didácticas, las instrucciones, las orientaciones, la metodología o las evaluaciones". Así las cosas, Educación "deja tirada nuevamente" a la comunidad educativa. "Es el enésimo despropósito de esta Consejería", criticó la popular, que aseguró que los equipos directos y el profesorado "están hartos" de "no saber qué hacer".


Compartir el artículo

stats