Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inteligencia artificial, un revulsivo para el diagnóstico del cáncer de colon

Un grupo de investigadores del HUC prueba una nueva herramienta basada en redes neuronales que logra identificar un 25% más de lesiones que las técnicas habituales

Dos sanitarias del Hospital Universitario de Canarias realizan una colonoscopia. E. D.

La inteligencia artificial (IA) ha llegado para revolucionar nuestras vidas. Esas complejas redes neuronales computacionales pueden crear relatos, reconstruir caras de individuos inexistentes o incluso diseñar obras de arte. Pero las capacidades de la inteligencia artificial van más allá de construir imágenes irreverentes para nuestro disfrute. Esta combinación de algoritmos también puede entrenarse para ayudarnos a mejorar nuestra salud. De ahí que los investigadores del área de Digestivo del Hospital Universitario de Canarias (HUC) hayan aprovechado las bondades de estos algoritmos para estudiar esta nueva herramienta para saber cuál puede ser su contribución en el futuro del diagnóstico de cáncer.

Lo que hallaron es que la inteligencia artificial era capaz de hallar un cuarto más de lesiones que lo que podría hacer el mejor endoscopista de la plantilla. «Cuando se realizan colonoscopias existe una cierta variabilidad entre las lesiones que se describen que depende del profesional que realice la prueba», explica Zebenzuy Gimeno, investigador del Servicio de Digestivo del HUC e investigador principal de este estudio. El factor humano durante estos exámenes dirigidos a comprobar que no hay problemas colorrectales, es muy variable.

Los investigadores sanitarios apuestan por incluir esta herramienta en la práctica clínica

decoration

Se parte de la base de que hay profesionales con mejor ojo y otros menos experimentados que encuentran menos de estas lesiones susceptibles de convertirse en tumores. Pero es que, aparte de estas diferencias que se pueden disipar con el tiempo, los investigadores también se dieron cuenta de que la inteligencia artificial era mucho más efectiva a la hora de encontrar lesiones escondidas. «Hay pólipos más pequeños o planos que son muy difíciles de detectar y que, sin embargo, esta herramienta ve claramente», explica Gimeno.

Con la idea de «homogeneizar» el proceso o, simplemente, «suprimir la subjetividad» que a veces impera en él, el grupo de investigación optó por probar un sistema endoscópico basado en inteligencia artificial ya comercializado por la empresa Olympus. «Nuestra idea era confirmar que el sistema podría ser más efectivo con respecto a los métodos actuales», relata el investigador. Con este pretexto, el equipo de investigadores sanitarios utilizó una muestra de 370 pacientes a los que hacían, de manera aleatoria, la colonoscopia con y sin esta herramienta. Uno de los grupo acudía a realizarse una colonoscopia «convencional» mientras que el otro «utilizaba el aparato junto al refuerzo de un endoscopista».

Lo resultados que obtuvieron demuestran que las lesiones detectadas por la inteligencia artificial eran hasta un 25% superiores que los de la técnica convencional. No es de extrañar, pues las redes neuronales de esta máquina se han estado entrenando para ser la mejor en detectar cualquier tipo de protuberancia fuera de lo común en las paredes del colon.

La IA se ha entrenado para reconocer este tipo de lesiones a través de más de 120.000 imágenes

decoration

Para entrenarse, la IA ha utilizado más de 120.000 imágenes de todo tipo de pólipos, cánceres de colon y pequeñas lesiones. Una cifra tan alta «supone una experiencia muy superior a la que pueda tener cualquier endoscopista, incluso aquel más veterano», relata Gimeno. El de los investigadores del HUC es el primer estudio que comprueba que, utilizando esta herramienta concreta, se obtienen mejores resultados que en la práctica clínica habitual, lo que, sin duda, supone un revulsivo para el campo porque «mejorar la calidad de las colonoscopias».

Los científicos están convencidos de que este tipo de estudios deberían tenerse en cuenta por parte de los gestores públicos sanitarios y contribuir a mejorar los servicios sanitarios públicos. «Lo deseable sería implantarlo en la práctica habitual», resalta Gimeno aunque admite que no es tarea fácil, pues «los recursos del hospital son limitados». En este sentido también se manifiesta el jefe de servicio Manuel Hernández-Guerra, que coincide en que «cualquier innovación se debe traducir en mejoras en la atención de los pacientes».

Como firme defensor de la investigación en el ámbito sanitario, Hernández-Guerra insiste en la importancia de la transferencia de dichos conocimientos a la práctica clínica. «Todas las investigaciones deben poderse aplicar», reseña, y este estudio de inteligencia artificial para mejorar la calidad de las colonoscopias es un ejemplo de ello. «No se entendería que un hospital no tuviera lo mejor», asevera.

La introducción de esta técnica sin duda mejorará la calidad de las colonoscopias, pero los científicos no tienen claro si también traducirá en una rebaja de las tasas cáncer de colon en las Islas. «Es posible, pero aún hay que estudiar los beneficios de implantarlo a largo plazo», resalta Gimeno.

El cáncer de colon y recto es el más diagnosticado en las Islas y supone el 15% de todos los tumores

decoration

El cáncer de colon y recto es el más diagnosticado en Canarias, seguido por el cáncer de próstata, el de mama y el de pulmón, según datos aportados por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. En 2021 se detectaron 28.706 casos de cáncer de colon y otros 14.664 de recto, es decir, un total de 43.370 de los 280.100 casos de cáncer diagnosticados en las islas. En otras palabras, solo estos tumores suponen el 15% de todos los que se han detectado en las Islas. Por sexos, los cánceres más frecuentes en los hombres fueron el de próstata (30.884 casos), colon y recto (26.862), pulmón (22.316 casos) y vejiga (17.992 casos). En las mujeres los más frecuentes fueron el de mama (34.750 casos), colon y recto (16.508 casos), pulmón (8.632 casos) y cuerpo uterino (6.773 casos).

El cáncer colorrectal es consecuencia del crecimiento anómalo de las células que forman los tejidos del tracto final del aparato digestivo, siendo los principales factores de riesgo para su desarrollo la edad–mayor riesgo a partir de los 50 años–, los antecedentes familiares, y el haber padecido otros tumores o patologías digestivas como la enfermedad inflamatoria intestinal –colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Para tratar reducir la incidencia de esta enfermedad en la población, la consejería de Sanidad tiene habilitado un Programa de Diagnóstico Precoz de Cáncer de Colon y Recto de Canarias, que durante el último año citó a 119.368 personas de entre 50 y 69 años. Solo se sometió a una prueba de detección el 42,5%, es decir, 50.692 personas. De ellas, 2.747 resultaron positivas en el test de sangre oculta en heces, lo que se tradujo en la realización de 1.077 colonoscopias en las que se detectaron 46 cánceres de colon, 66 adenomas de alto riesgo y 227 de bajo riesgo.

Compartir el artículo

stats