Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"Hay un aumento importante de denuncias por delitos sexuales, alguna de sumisión química"

Leonardo Álvarez Pérez, juez decano de Ourense, asegura que "la delincuencia ha vuelto a los niveles prepandemia; suben los hurtos, los robos y las estafas por internet" | "En el juzgado hay dependencias interiores y sin ventilación, a 27 grados estamos como pollos"

El magistrado Leonardo Álvarez, en el edificio judicial de Ourense. AGOSTIÑO IGLESIAS

Leonardo Álvarez, titular del juzgado de Instrucción 1 de Ourense desde 2009, ha superado los siete años como juez decano en la ciudad. En 2015 tuvo que afrontar el traslado de la mayoría de las sedes judiciales al edificio de la calle Velázquez, en O Couto, en el que cada vez quedan menos espacios disponibles para aumentar las dotaciones. La justicia ha lidiado con los efectos de la pandemia y de la crisis en su actividad, lo que en la esfera penal se ha traducido en un repunte de los delitos contra el patrimonio.

Álvarez constata, además, el aumento de los delitos sexuales que refleja la estadística del Ministerio del Interior. Los datos de las fuerzas y cuerpos de seguridad indican que los delitos contra la libertad sexual han subido un 38,6% en la provincia de Ourense en el primer semestre de 2022 (61 casos desde enero a junio, por los 44 del mismo periodo del año anterior), y un 16,4% en el conjunto de Galicia (377 hechos).

– El presidente de la Audiencia ha anunciado que octubre es el horizonte marcado para la implantación del ‘papel cero’ en los juzgados.

– Sí, va a afectar a todos. En la actualidad, por regla general, las presentaciones de los escritos ya se están realizando por vía telemática y, a partir de ahora, todos los expedientes se tramitarán digitalmente. Hay juzgados en Ourense, como el de Instrucción Número 2, que fueron pioneros en la puesta en marcha de esta medida de supresión del papel. En todo caso, los expedientes anteriores que estaban en papel seguirán en las oficinas, mientras no se archiven. Para mi trabajo como juez, no tener que llevar expedientes a casa y poder trabajar con el ordenador es un gran avance.

"En la red hay muchos delitos. Desde comprar un producto, pagar y no recibirlo, hasta que un hacker entre en tu ordenador y acceda a la cuenta bancaria, o detecte tus claves y consiga realizar una transferencia desde el móvil"

decoration

– La pandemia aceleró la tecnificación de la justicia: cámaras en salas de vistas, sistemas de videoconferencia y actos telemáticos. ¿Falta todavía por avanzar o la dotación tecnológica ya es completa?

– Queda que todas las salas del edificio judicial dispongan de sistema de videoconferencia autónomo. La mayoría lo tienen pero no todas, nueve de quince. Hay un compromiso de la Xunta para completarlo.

– ¿Hay alguna necesidad en la planta judicial de Ourense?

– Los juzgados de Primera Instancia tienen una plantilla corta, necesitarían un funcionario a mayores todos esos juzgados.

– ¿Ha dado frutos la medida de refuerzo del juzgado de Familia?

– Sí, ahora mismo el juzgado está francamente bien. De lo que se trata es de que, cuando desaparezcan los refuerzos, siga funcionando con normalidad, es el objetivo.

– Los juzgados de lo Penal arrastran desde hace muchos años algún atasco en la ejecución de sentencias. ¿Necesitarían algún tipo de refuerzo?

– Creo que para dos juzgados hay demasiado trabajo, con lo que haría falta un nuevo juzgado de lo Penal. Mi idea sería tener tres con funciones idénticas, y repartir toda la carga de trabajo entre ellos, o bien dedicar dos juzgados al enjuiciamiento y el tercero a ejecutorias.

"Cuando una víctima denuncia que no recuerda nada y teme que le hubiera pasado algo, se activa un protocolo. Suelen ser víctimas jóvenes que salen por la noche y que en un momento dado no recuerdan qué pudo ocurrir"

decoration

– En resumen, si a día de hoy tuviera que plantear las prioridades para reforzar el partido judicial de Ourense, ¿cómo las ordenaría?

– Primero, crear un juzgado de lo Penal. Segundo, reforzar de forma permanente la plantilla de todos los juzgados de Primera Instancia. Si comparamos la plantilla con la que tienen los de la misma jurisdicción de Vigo, A Coruña o Santiago, hay la misma entrada pero menos personal para tramitar procedimientos.

– En la nueva realidad criminal tras la caída de casos en lo peor de la pandemia, ¿qué delitos son los más habituales, qué hechos son los que más han repuntado?

– La delincuencia ha vuelto a los niveles prepandemia. Los delitos más habituales son contra el patrimonio, en tres modalidades: hurtos, robos y estafas por internet. Quizá el delito ‘estrella’ sean las estafas por internet. Además, también he notado un aumento importante de las denuncias relacionadas con agresiones sexuales.

– ¿A qué atribuye el aumento de denuncias por delitos sexuales con respecto a otros años?

– Creo que, por un lado, han aumentado los casos y, por el otro, existe mucha menos tolerancia y se denuncia más. Los casos relacionados con presuntas agresiones en el ocio nocturno son los más frecuentes.

– ¿Han conocido a nivel judicial algún caso de sumisión química?

– Sí, y de hecho el CHUO cuenta con un protocolo desde antes de que se difundiera en los medios. Cuando una víctima denuncia que no recuerda nada y teme que le hubiera pasado algo, se activa un protocolo. Yo como juez instructor he tenido alguna denuncia así. Suelen ser víctimas jóvenes que salen por la noche y que en un momento dado no recuerdan qué pudo ocurrir.

Leonardo Álvarez, en la puerta de su juzgado. Iñaki Osorio

– En la delincuencia por internet, ¿han aumentado más los delitos leves o los de más 400 euros?

– Todos. En la red hay muchos delitos. Desde comprar un producto, pagar y no recibirlo, hasta que un hacker entre en tu ordenador y acceda a la cuenta bancaria, o detecte tus claves y consiga realizar una transferencia desde el móvil. Entre los delitos leves, los más habituales son las compraventas fraudulentas en páginas web.

"Una temperatura de 27 grados es muy elevada para el juzgado"

– ¿Cómo se están adaptando a la medida de ahorro energético, que entró en vigor esta semana y limita la temperatura a 27 grados?

– Me parece que ese decreto no se ajusta a la realidad concreta de cada edificio. Aquí tenemos dependencias interiores y sin ventilación, como las salas de vistas, el Registro Civil, el servicio común de notificaciones o el decanato, a las que accede muchísima gente a lo largo de la jornada. Una temperatura de 27 grados es muy elevada para nosotros, habría que bajarla. Estamos como pollos en el edificio judicial, se nota mucho la diferencia de temperatura.

Una sala de vistas en el juzgado de Ourense. IÑAKI OSORIO

– Hace algo más de siete años que se inauguró el nuevo edificio judicial. ¿Notan ya carencia de espacios, tras las ampliaciones realizadas en los últimos años?

– Por ahora no, pero creo que la habrá. Todavía hay espacio, aunque no mucho. Ahora mismo se está preparando una especie de garita para los agentes de seguridad, en la entrada del edificio.

Compartir el artículo

stats