La noche del 12 al 13 de agosto será la más propicia para disfrutar este 2022 de las Perseidas. La lluvia de estrellas conocida como Lágrimas de San Lorenzo tendrá este año una dificultad añadida: la Luna llena dificultará la plena observación desde el Parque Nacional del Teide.

Pese a ello, el Cabildo de Tenerife ya ha apostado por iniciar un operativo especial de seguridad ante la previsión de que curiosos, noveleros y aficionados a la astronomía acudan a la cumbe de la Isla para ser testigo del espectáculo en el firmamento.

En cualquier caso, desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) aportan opciones para no perder detalle de la lluvia de estrellas más popular del año. La primera es verlo cómodamente desde casa: el centro científica emitirá en directo esta noche las Peseidas a través del canal Sky-live

Por otro, ya ha publicado una guía espcífica con todos los detalles de la observación de las Lágrimas de San Lorenzo, un documento que forma parte del proyecto de divulgación CosmoEduca y elaborado por María C. Anguita.

¿Cómo observar?

La mejor manera es tumbarse, cómodamente, y observar a simple vista desde un lugar oscuro y con horizontes despejados. A simple vista se abarca el máximo campo de visión posible. Con prismáticos o telescopio el campo de visión es mucho más pequeño, lo que nos impide ver bien la lluvia.

¿A dónde y cuándo mirar?

Las perseidas pueden aparecer en cualquier parte del cielo, si bien es útil ubicar su radiante sobre el horizonte Norte-Este. Si tras ver una estrella fugaz sigues una línea imaginaria hacia atrás y llegas al radiante que se indica en la imagen superior, es una Perseida.

Este año el máximo de actividad se espera el 13 de agosto a las 1:00 TU (una hora más en Canarias, dos horas más en el resto de España). Como coincide con la Luna Llena se, se dificultará su visión. Por ello, quién tenga ocasión, puede intentar repetir la observación una semana después con la Luna en Menguante, pues seguirá habiendo actividad hasta el 25 de agosto, aunque menos.

Perseidas desde otros países del mundo

Para investigar si se pueden ver las perseidas desde otras localidades del mundo, puedes usar el programa gratuito Stellarium.

Una vez instalado, coloca la localidad que desees, si no aparece en la lista puedes poner directamente las coordenadas del lugar. Por defecto, te dará la hora local, si hubiera alguna discrepancia, puedes corregirla en la ventana de configuración/complementos/zona horaria.

Pon la hora local que corresponde a 1:00 TU del 13 de agosto de 2022 (si no la sabes, busca la diferencia horaria UTC) e intenta localizar el radiante de las Perseidas sobre ese horizonte local. Verás que:

  • En el Hemisferio Sur se podrá ver en localidades cercanas al Ecuador. Si a la 1:00 TU aún no ha salido, avanza el tiempo hasta que lo veas salir por el horizonte (en localidades apartadas del Ecuador, el radiante seguirá debajo del horizonte aunque avances el tiempo).
  • En el Hemisferio Norte el radiante de las Perseidas estará sobre el horizonte. En latitudes cercanas al polo norte, aunque el radiantes esté sobre el horizonte, será de día y la luz del sol impedirá ver las Perseidas.

Factores que favorecen la observación

  1. Cielos despejados.
  2. La oscuridad.
  3. La mayor altitud del radiante de las Perseidas sobre el horizonte (ver Mapas del cielo con radiante de las Perseidas).
  4. El mayor campo de visión:
  5. Propia: Lo mejor es tumbarse y observar a simple vista.
  6. Del lugar: Lo mejor es un lugar con horizontes despejados.
  7. La comodidad:
  8. Lleva esterillas o mantas que puedas colocar en el suelo y protegerte de la humedad etc.
  9. Lleva abrigo, bebida, comida o cualquier otra cosa que puedas precisar.

¿Qué es una lluvia de estrellas y cómo se produce?

Las "lluvias de estrellas" se producen cuando la Tierra en su viaje alrededor del Sol atraviesa una zona de polvo.Este polvo, compuesto de partículas de diferentes tamaños (la gran mayoría miden alrededor de una micra) choca con la atmósfera de la Tierra a gran velocidad, produciendo ese brillo que comúnmente denominamos “estrella fugaz”. El nombre científico de las “estrellas fugaces” es meteoros. En el caso de las Perseidas, la velocidad con la que se produce el encuentro es de unos 61 km por segundo.

Muchas de estas aglomeraciones de partículas están asociadas a restos de materia que los cometas van dejando en sus recorridos alrededor del Sol. La “lluvia de estrellas” de las Perseidas está relacionada con el cometa Swift-Tuttle que fue descubierto en 1862 y tiene un diámetro aproximado de 26 km. El período (tiempo que tarda en dar una vuelta al Sol) de este cometa es de 133 años. Su último paso por el perihelio (punto de su órbita más cercano al Sol) se produjo el 11 de Diciembre de 1992.  

La popularidad de las Perseidas, también conocidas como “lágrimas de San Lorenzo”, es debida en parte a su actividad (más intensa que la mayoría de las lluvias) y a que se produce en agosto, mes en que muchos de nosotros, alejados de las luces de las ciudades, podemos disfrutar más del cielo nocturno.

¿Por qué se llaman Perseidas?

El nombre de Perseidas se debe a que su radiante (zona del cielo de la que parecen salir los meteoros) se encuentra en la constelación de Perseo.

¿Qué otras lluvias de estrellas hay?

Las lluvias de estrellas más importantes, ordenadas por la fecha aproximada de máxima actividad, son:

  1. Cuadrántidas (3-4 enero) - 120m/h
  2. Líridas (22-23 abril)
  3. Eta Acuáridas (5-6 mayo)
  4. Delta Acuáridas (30-31 julio)
  5. Perseidas (12-13 agosto) - 100m/h
  6. Dracónidas (7-8 octubre)
  7. Oriónidas (21-22 octubre)
  8. Leónidas (17-18 noviembre)
  9. Gemínidas (14-15 diciembre) - 120m/h
  10. Úrsidas (21-22 diciembre)

Curiosidades:

  • Cada una de ellas está asociada a un cometa o asteroide (como parece ser con las Cuadrántidas)
  • Las Eta Acuáridas y las Oriónidas se deben al mismo cometa: el 1P/Halley
  • Las Perseidas ocupan, por media, el tercer lugar en cuanto al número de meteoros que generan por hora. Tanto las Cuadrántidas como las Gemínidas tienen, de media, un ritmo cenital de meteoros por hora de 120 frente al 100 de las Perseidas. El ritmo cenital puede variar, como pasó con las Perseidas o las Leónidas, que tras el paso de sus cometas asociados, llegaron a los 300 en 1993 y 3700 en 1999, respectivamente.