Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PLANTACIONES

Lorca, capital de las esencias

El tomillo rojo podría convertir la pedanía de La Paca en el centro de las aromáticas en España

Juan García Corbalán, María José García Jiménez, Aurelia García Romera y Candelaria Sánchez Poveda comprueban el aroma de las plantas de romero en La Paca. PILAR WALS

Las viejas calderas de destilación de plantas aromáticas de las pedanías altas de Lorca se desempolvaban hace apenas un par de años. Los abuelos del lugar ‘tomaban’ la iniciativa y sus campos vacíos de ‘secano rabioso’ cambiaban esas tonalidades tierra por un verdadero espectáculo de color y aromas que cada primavera atrae a mayor número de -esos cada vez más numerosos- turistas de las flores.

La Paca aspira a convertirse en capital de las aromáticas de España con su tomillo rojo. Y con ella, Las Terreras, Coy, Avilés, Zarcilla de Ramos y Doña Inés, donde los campos de aromáticas se han multiplicado en apenas tres años por cien.

Plantaciones de Las Terreras, Zarcilla de Ramos, Coy, Doña Inés y Avilés se han venido sumando al proyecto

decoration

La Asociación de Productores y Transformadores de Plantas Aromáticas Tierras Altas la integran 120 personas, pero los proyectos más inmediatos podrían llevar a que esta cifra se multiplicara considerablemente. La intención "no es lograr que nadie abandone las pedanías altas de Lorca en busca de trabajo. Todo lo contrario, que en poco tiempo la diversificación de este negocio de las aromáticas se convierta en tal revulsivo que lleve a muchos a decidirse por vivir en las pedanías del norte del municipio", afirmaba la edil de Izquierda Unida-Verdes Gloria Martín, una firme impulsora del proyecto.

El monte daba esparto que se llevaba a las fábricas de papel de Almería. Pero también tomillo, romero y mejorana. "Había varias destilerías. Trabajaba todo el pueblo. Se destilaban y se usaban para jabones y como esencias que se vendían fuera de la Región. Pero esta economía desapareció cuando prohibieron que la gente trabajara en el monte", contaba ayer en declaraciones a LA OPINIÓN, diario que pertenece al mismo grupo que este medio, Juan García Corbalán, vicepresidente de la Asociación de Productores y Transformadores de Plantas Aromáticas Tierras Altas.

Corbalán en el inicio de la ruta de las ‘Tetas de la Tía Merchola’.

Hace unos años se retoma la actividad en plantaciones y se crea la Asociación Tomillo Rojo Tierras Altas que suma ya 120 socios. Y en poco tiempo, las dos hectáreas destinadas a estos cultivos se multiplican hasta llegar a las doscientas. "Mejorana, tomillo, romero, salvia… Son algunas de las variedades que se están plantando", argumenta. Pero quizás la que mayor interés ha causado es la de tomillo rojo.

La planta madre, la tierra donde se cultiva, la temperatura… hacen la esencia que se extrae de ella "inigualable". Expertos de Canadá, Francia, Estados Unidos… han visitado el lugar atraídos por la esencia pura que ha llegado hasta ellos, por lo que los productores de las pedanías altas promueven la denominación de origen. "En España no hay ninguna, por lo que sería la primera de aromáticas", recalcaba García Corbalán.

La denominación de origen, entre las principales propuestas de los más de 120 productores

decoration

El horizonte más inmediato está plagado de proyectos. La construcción de un semillero, la mejora de la variedad con semillas originales, nuevas calderas de última tecnología para la destilación, un centro de transformación… Pero también rutas que arranquen en el casco urbano de Lorca y que lleven a los turistas y compradores a través de las distintas pedanías que integran el proyecto. "Aspiramos a convertirnos en la capital de las aromáticas de España", aseguraba Juan García Corbalán.

Los mayores tomaron el timón y arrastraron a muchos jóvenes que ven en las aromáticas su futuro profesional. La intención es que la población de las pedanías altas se incorpore al proyecto a través de las distintas variantes que se plantean, producción, turismo, comercio, pero siempre –insisten- "protegiendo la calidad del producto, el proceso tradicional", apuntaba una de las integrantes de la asociación de aromáticas, Aurelia García Romera.

La primera ruta turística de las aromáticas se establecía en el entorno de los campos que desde abril ofrecen un auténtico espectáculo que comienza a atraer a cientos de interesados por fotografiar sus colores. Pero también sus aromas llenan los caminos. Y con ellos, bares, cafeterías, restaurantes y panaderías. Algunas mujeres, relataba María José García Jiménez, han comenzado a hacer jabones. "Hay mucho interés por este tipo de productos que podrá comercializarse en tiendas especializadas en nuestras pedanías".

Compartir el artículo

stats