Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las oposiciones científicas estabilizarán a una decena de investigadores canarios

El proceso selectivo nacional para los centros de investigación reserva por primera vez un 25% de las plazas para jóvenes científicos con contratos postdoctorales competitivos

Dos investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en una campaña en Canarias. El Día

La nueva oferta pública de empleo (OEP) para los organismos científicos de España permitirá estabilizar al menos una decena de investigadores en Canarias. Amparados por esta nueva convocatoria del Ministerio de Ciencia, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) podrá incorporar a siete nuevos investigadores a su plantilla, mientras que el Instituto Español de Oceanografía (IEO) en las Islas podrá contar con, al menos, uno nuevo. El Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA), por su parte, incorporará al menos a dos nuevos investigadores a su plantilla. 

Estas nuevas oposiciones han sacado a concurso público de acceso libre 450 plazas de científico titular –correspondientes a las OEP de 2020 y 2021 – en distintos organismos públicos de investigación (OPI) de España. El estatus de científico titular corresponde al primer nivel de la carrera del funcionariado científico en España, por lo que esta convocatoria permitirá estabilizar a muchos de los jóvenes investigadores. 

Además, por primera vez, el 25% de las plazas de este concurso-oposición estarán reservadas a quienes hayan accedido a un contrato posdoctoral de excelencia (como Juan de la Cierva, Marie Curie, Ramón y Cajal o Viera y Clavijo), así como aquellos científicos que obtuvieron un puesto de «investigador distinguido» en alguno de estos centros tras culminar su época posdoctoral. La figura de «investigador distinguido» se creó para poder incorporar a los investigadores con mejor currículum a las plantillas de centros de investigación a los que, por su configuración, solo pueden acceder investigadores que concurran a la plaza por un concurso público. Aunque de esta forma no se evita el trámite de la oposición, sí se logra que tengan cierta ventaja con respecto al resto de aspirantes. 

Crecimiento para los centros

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es el organismo que ofertará un mayor número de plazas en sus 137 centros adscritos. Entre ellos, por primera vez el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), que fueron absorbidos por el CSIC en 2020. El Consejo oferta 399 plazas, lo que supone un aumento del 10% en los científicos titulares que trabajan en el conglomerado de centros científicos del CSIC (unas 4.000)

El IEO y el IPNA en Canarias se han congratulado por esta nueva provisión de plazas, dado que es una de las más ambiciosas de los últimos años. Según el Ministerio de Ciencia, de hecho, supone un aumento del 44% con respecto a la convocatoria de los dos años previos. «Estamos muy contentos», asegura Juan Ignacio Padrón, director del IPNA. Con dos plazas nuevas en esta convocatoria –una para vulcanología y otra para química biológica–, se podrá tanto suplir la plaza del vulcanólogo Vicente Soler, una pieza fundamental en la crisis volcánica de La Palma que anunció esta misma semana su jubilación; como incrementar los investigadores que trabajan en el centro.  

En toda España se han convocado 450 plazas, lo que supone un 44% más que los últimos dos años

decoration

Pese a la buena acogida de la convocatoria en general, la situación es algo diferente para el IEO. Al ser un centro de investigación con el estatus de «nacional», los centros adscritos a él funcionan como uno solo. Esto supone que todavía, dentro de la estructura del CSIC, no cuenta con la misma independencia que otros centros adscritos al Consejo. Esto genera que la mayoría de plazas destinadas al IEO (casi una veintena) sean generales para todo el organismo. Por tanto, serán los propios científicos los que decidan a qué lugar de España quieren ser destinados. 

Pedro Vélez, director del Centro Oceanográfico de Canarias, insiste en que en las Islas existe «un problema de masa crítica». En el centro trabajan 11 investigadores, lo que no permite formar nuevo personal y, por tanto, limita su capacidad de crecimiento. Por eso, aunque se congratula por que al menos una plaza haya sido destinada de manera específica al centro oceanográfico de Canarias, Vélez considera que aún «perpetúa» la situación de desventaja de Canarias con respecto al resto de comunidades. La reivindicación de crecimiento de este organismo se sustenta en el hecho de que la demarcación de Canarias representa el 40% del total de las cinco zonas en las que se divide la investigación marina en España. El potencial volumen de trabajo no se corresponde, sin embargo, con el total de investigadores, que apenas representa el 8% del total. Para que generar cantera, el centro debería al menos disponer de 20 científicos titulares. 

El Instituto de Astrofísica de Canarias podrá estabilizar a siete científicos. Además, cuenta con una plaza de reserva para el turno de discapacidad. Sin embargo, si esta plaza no se cubre, no será cubierta de ninguna otra forma, tal y como queda plasmado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la convocatoria. Los perfiles que buscan son variados y tienen relación con las principales áreas de investigación del instituto. Así las plazas buscan perfiles que puedan ahondar en el estudio de las estrellas binarias de rayos x, la sismología dinámica y actividad estelar o la evolución de las galaxias en la era del big data. 

Afianzar la carrera científica

«Esto permite afianzar la carrera científica de los investigadores con una larga trayectoria posdoctoral», resalta el director del IAC, Rafael Rebolo, que también se congratula por la provisión de plazas que el Ministerio de Ciencia le ha concedido al centro. Además, estas oposiciones van en sintonía con la filosofía del IAC, que trata de «consolidar» su equipo científico para lograr mejores resultados. 

Este trabajo también tiene otro objetivo: evitar que las jubilaciones, que están cada vez más cerca en el horizonte, puedan mermar de alguna manera la calidad científica del centro de excelencia. «Los que empezamos en los años 80 pronto cumpliremos 40 años en el centro, por lo que hay que buscar reemplazo», destaca Rebolo, que asegura que gracias a este tipo de convocatorias «está garantizado». «Me siento muy atendido, porque el Ministerio de Ciencia ha entendido nuestra necesidades y ha dado respuesta a nuestras propuestas», relata Rebolo. El director del Astrofísico recuerda que la necesidad de plazas debe ser correctamente motivada para ser concedida. Estos datos refuerzan la idea de que se ha realizado un buen trabajo de su equipo como una predisposición del Ministerio a escuchar sus demandas. 

El IEO requiere aumentar más las plazas para poder generar «masa crítica» y crecer

decoration

Esta oferta de empleo es uno de los primeros pasos que da España para conseguir una verdadera carrera científica estable. Las previsiones para el próximo año, en lo que se refiere a provisión de plazas públicas, son incluso mejores. El Ejecutivo nacional ha aprobado este año 743 nuevas plazas para personal científico y técnico de apoyo a la investigación en los Organismos Públicos de Investigación (OPIS), lo que supone la mayor OEP en este ámbito de los últimos 15 años.

La creación de las nuevas plazas para personal científico y técnico para la investigación pública española bebe de los Presupuestos Generales del Estado de 2022. Y es que para el año que viene se ha fijado en los organismos públicos de investigación (OPIs) una tasa de reposición del 120%, lo que significa que de cada 10 profesionales que se jubilan se incorporarán 12 nuevos.

Compartir el artículo

stats