Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

Los regantes pierden su recurso contra las medidas de protección del acuífero del Mar Menor

El TSJ aclara que la CHS tiene competencias para aprobar restricciones a la agricultura, aunque la gestión de esta actividad dependa de la Comunidad, con el fin de proteger las masas de agua de la contaminación por nitratos

Lechugas en Campo de Cartagena. / EFE

Los regantes del Campo de Cartagena han perdido su recurso judicial contra las medidas de protección del acuífero del Mar Menor que se aprobaron en una Junta de la Confederación Hidrográfica del Segura en 2020 ante el riesgo de que esta masa de agua no alcance el buen estado cuantitativo o químico. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha rechazado los argumentos expuestos por la Comunidad de Regantes de la comarca, que pretendían frenar los acuerdos alcanzados en dicha reunión y que planteaban restricciones para la actividad agraria. El objetivo era poner fin a la contaminación por nitratos de los acuíferos cuaternario y andaluciense que conectan de forma subterránea con el Mar Menor.

Los regantes defendieron en su recurso, como también hizo el Gobierno regional, que los participantes en la junta no tuvieron tiempo para informarse sobre las medidas y acusaron a la CHS de no llevar a cabo los procedimientos adecuados que terminaron en la protección del acuífero. El TSJ, ahora, ha desestimado ambos recursos alegando que "no es causa de nulidad radical [...] la falta de documentación en plazo" ni tampoco generó "indefensión" a los demandantes.

Más allá de estas alegaciones, los magistrados aclaran que no están de acuerdo con la Comunidad de Regantes de Cartagena al señalar que la CHS no puede limitar la agricultura, por lo que pidieron la nulidad de las medidas al afectar a este ámbito. Al respecto, el TSJ aclara que "no hay duda" de que las competencias sobre la actividad agraria recaen en la Comunidad, pero aclaran que la Junta de la Confederación "sí tiene facultades para adoptar las medidas coherentes con el fin protegido y con el objetivo medioambiental previsto en la Directiva Marco (europea), que era reducir la contaminación causada o provocada por los nitratos de origen agrario". La CHS, por su parte, explicó en su defensa que no adoptar estas medidas implicaría exponer al Estado español a una sanción de la Comisión Europea por no cumplir con la norma comunitaria en lo referente a los nitratos.

Protesta el 13 de agosto por el estado de la laguna

Las organizaciones ecologistas y los colectivos vinculados a la Iniciativa Legislativa Popular para dotar de derechos propios al Mar Menor organizarán una concentración multitudinaria el próxima 13 de agosto en las playas de la laguna salada. El pasado año, se llevó a cabo un ‘abrazo’ simbólico al Mar Menor tras la anoxia.



Ante este choque de competencias, el Tribunal señala que el Gobierno regional tiene voz y voto en la Junta de la Confederación, por lo que puede resolverse en esas citas los problemas que deriven de las atribuciones de cada uno. Ahora, tras dos años de la aprobación de aquellas medidas, los regantes están certificando a marchas forzadas las demandas de la CHS con el fin de que se pueda comprobar que no contaminan el acuífero. Tienen de plazo hasta principios de agosto bajo la amenaza de un corte de suministro de agua para riego.

La Confederación reactiva el bombeo del Albujón sin autorización ambiental

El Gobierno de Murcia no ha dado ningún tipo de permiso a la Confederación Hidrográfica del Segura para reiniciar los bombeos de agua en la rambla del Albujón, que vierte al Mar Menor, suspendidos desde el pasado 22 de junio tras conocerse una sentencia que anula la anterior autorización ambiental de la Consejería de Agricultura. El consejero de Medio Ambiente, Antonio Luengo, confirmó ayer que el bombeo se ha reanudado sin necesidad de autorización, como acordaron los servicios jurídicos de su departamento y los de la CHS tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia.

La justicia daba la razón a las organizaciones ecologistas, que habían denunciado un permiso otorgado por la Consejería al organismo estatal de cuenca para realizar vertidos «fortuitos» por esa rambla en caso de avería o paralización de las instalaciones de bombeo . Luengo subrayó que en ese caso se ha apostado por la coordinación entre las administraciones y llegado a la conclusión de que la CHS no necesita un permiso específico para reiniciar el bombeo, reduciendo así la llegada de aguas contaminadas al Mar Menor.

Compartir el artículo

stats