Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Payar Directora del Culture & Business Pride

«Innovar con cultura y activismo el concepto del ‘pride’ atrae a figuras internacionales»

Olga Payar es la directora del Culture & Business Pride de Tenerife. | El Día

En solo cinco ediciones, el Culture & Business Pride se ha convertido, desde Tenerife, en un referente internacional. Este 2022, el certamen se ha superado y ha conseguido traer a la Isla activistas del nivel de Chelsea Manning, Owen Jones o Pussy Riot. Se trata, según sus organizadores, de la celebración más trasversal del ‘pride’ que vincula al tejido cultural, empresarial y reivindicativo del colectivo LGTIBQ+.

Olga Payar es la directora desde su nacimiento, hace cinco ediciones, del Culture & Business Pride que se celebró hace dos semanas en Tenerife.

El festival que dirige tiene apenas cinco años pero ya ha puesto a la Isla en el mapa internacional del colectivo LGTBIQ+.

El Festival nació en 2017 a raíz de una petición del Concejal de Turismo en aquel momento del Ayuntamiento de Arona, que estaba pensando en hacer un pride diferente. Le propusimos una idea basada un poco en nuestra trayectoria, porque ya habíamos hecho varios proyectos internacionales. La verdad es que nació de la unión de su idea particular y de nuestra configuración de esa idea. Desarrollamos un nuevo proyecto de pride dirigido a un público más amplio. Creo que el éxito ha sido bastante grande.

Combina dos ámbitos que puede sean lo que lo diferencian del concepto de pride más habitual. Une el mundo de la cultura y el de los negocios.

Una vez que nos trasladamos a Santa Cruz de Tenerife dejamos atrás las siglas de ARN. Sí, ahora somos Culture & Business Pride. Sí que es verdad que tenemos un abanico de propuestas muy amplio que traspasa lo que habitualmente se da en otros pride. Estamos muy enfocados en poner de relieve los logros que el colectivo tiene y ha desarrollado a lo largo de su historia. Y no solamente como activistas –que es fundamental y más en la situación actual– sino como profesionales que han hecho que la humanidad avance. Es una de las propuestas que hemos puesto en valor y a raíz de eso desarrollamos una serie de actividades de negocio, conferencias y formación que no se dan en otros pride. Afortunadamente, somos pioneros y ahora se está adoptando nuestro modelo en otros lugares porque ha funcionado muy bien. A la gente le parece importantísimo. Por ejemplo, en esta última edición se han tocado un millón de temas. No solo temas del colectivo LGTBIQ+ sino también de cine, música, tecnología y derechos humanos con ponentes internacionales de primer nivel. Además, todo de manera gratuita. Esto hace que el festival esté orientado a absolutamente todos los públicos. Porque eso es de lo que se trata, de normalizar. Y lo hacemos siempre reivindicando esta lacra de derechos que se está dando en muchos países aún y que está vinculada al colectivo LGTBIQ+. No obstante, no podemos olvidar tampoco la importancia que a lo largo de la historia de la humanidad ha tenido el colectivo para el desarrollo humano.

«Este proyecto está apoyado por diferentes partidos y eso es porque creen en él»

decoration

¿Cree que el Culture & Business Pride ha venido a cubrir una carencia que Tenerife tenía respecto a otras zonas con más tradición en estos festejos reivindicativos como, por ejemplo, Gran Canaria?

Bueno, realmente Santa Cruz de Tenerife siempre ha tenido sus actividades vinculadas al Orgullo y han sido estupendas. Ahí está, además, el activismo de las asociaciones de Tenerife que ha sido extraordinario. Son de las más potentes de toda Canarias. Lo que pasa es que sí es verdad que los pride de localidades como Maspalomas han tenido mucha relevancia. Ahora mismo el Culture & Business Pride lo que ha hecho es poner un foco en Tenerife y en Canarias en general, así lo vemos. De hecho, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, estuvo con nosotros en esta última edición porque precisamente movemos un activismo que sobrepasa lo típico. Hemos puesto la atención en los derechos del colectivo y en la fuerza que tiene como comunidad. Y, sinceramente, creo que lo hemos logrado. Lo bueno es que para ello hemos tenido el apoyo de todas las fuerzas políticas. Tenga en cuenta que ahora mismo este proyecto está apoyado por diferentes partidos políticos y eso es porque creen todos que lo que estamos desarrollando tiene mucho futuro y no sólo para el colectivo sino para ciudadanía en general y las Islas en particular.

El programa de esta última edición tocó techo con la presencia de personalidades como Chelsea Manning o las Pussy Riot. ¿Cómo se consigue una agenda que reúne figuras tan potentes a nivel cultural y activistas del colectivo aún perseguidos en parte del mundo?

La verdad es que tenemos un equipo muy amplio de gente trabajando en el festival. También es cierto que tenemos tras nosotros unos 26 años de experiencia en contratación internacional. Creo que la clave es que nos adelantamos un poco, innovamos y dimos el paso un poquito antes. Somos muy observadores y siempre estamos pendientes de lo que está ocurriendo y hacia dónde van las cosas. Estudiamos qué es lo que pasa y cuál es la gente que trabaja y ha logrado cosas importantes durante los últimos años. Afortunadamente estas personalidades internacionales han visto el trabajo que estamos desarrollando desde la primera edición del proyecto y se han querido sumar a él. Este es el caso de este año, por ejemplo, con la activista Chelsea Manning. Ha sido la primera vez que pisa España. Ella es historia viva de la humanidad. Manning, como todos sabemos, fue la persona que filtró los WikiLeaks que pararon la guerra de Irak. Denunció los abusos de entidades supragubernamentales y tenerla por primera vez en España, concretamente en Tenerife, es un hito histórico. El hecho además de que las Pussy Riot hayan ofrecido su único concierto en España –además de su única actividad pública de denuncia a Putin–, albergadas y apoyadas por las fuerzas políticas de Tenerife, dice muchísimo de la conciencia política y social que tenemos en la Isla con fenómenos internacionales como lo que está ocurriendo en Ucrania. También hemos tenido premios Nobel como Carlos Umaña, por ejemplo. Recibió el galardón en 2017 por su labor en pro del desarme nuclear. Así que creo que queda claro que el festival tiene un compromiso multilateral y transversal. Sobre todo, porque está también dirigido por personas que son absolutamente conscientes de la importancia que tiene internacional y socialmente el colectivo. Eso es lo que hemos tratado de hacer y hacemos todos los años.

Los premios Alan Turing, en honor al considerado como padre de la informática y que se entregan cada año para reconocer la labor de personas del colectivo, están cobrando relevancia internacional...

Sí, es cierto que sí. La entrega de los Alan Turing es uno de los actos nobles del evento Siempre lo decimos. Este año ha sido maravilloso para nosotros sobre todo en cuando al volumen de aceptación y alcance internacional que han tenido. De hecho, de los diez premiados creo que había al menos ocho internacionales. Eso hace que el proyecto tenga un importante eco internacional. Además, vinieron personalidades muy relevantes y entidades que van desde Amnistía Internacional a la propia Chelsea Manning, como comentábamos antes. La fotografía de Manning con las Pussy Riot, que se conocieron en este evento, es sin duda también histórica. Así que estamos logrando dar pasos importantes en la visibilidad del colectivo, en la lucha y en sus logros. Hay que visibilizar esos logros precisamente para que la gente sea consciente de la necesidad de estas reivindicaciones.

«Canarias es un referente tanto a nivel nacional e internacional por su Ley Trans»

decoration

Hablando de necesidades, quizás ahora los desafíos de las personas trans y esas leyes que siguen castigando al colectivo y vulnerando derechos humanos en varios países sean los retos principales.

Hay muchísimos retos. Evidentemente, el colectivo trans es uno de los que más están sufriendo las consecuencias de su propia autodeterminación. Hay todavía personas en todo el mundo que no entienden y a las que hay que educar en este sentido. Afortunadamente Canarias es un referente tanto a nivel nacional e internacional porque su Ley Trans es una de las más avanzadas del mundo. Nos sentimos súper orgullosos de pertenecer y desarrollar el evento en un lugar como Tenerife porque es un ejemplo. También es verdad que sus activistas –los que han luchado año tras año y década tras década– fueron precisamente quienes consiguieron una legislación tan avanzada. Queremos también servir de ejemplo. No solo queremos traer ejemplos internacionales a Canarias sino también salir desde aquí al mundo.

Poniéndonos prácticos, que se celebre el Culture & Business en Tenerife ¿sirve realmente de polo de atracción de inversiones para las Islas?

Absolutamente. Hace poco hablaba con personas que no entendían la importancia de los eventos. Son muy importantes porque ponen el foco en lo que se está haciendo. Evidentemente, la labor del día a día es absolutamente fundamental pero estos eventos logran llamar la atención a quien no se ha percatado aún del trabajo que se está haciendo. Con Culture & Business Pride es lo que queremos hacer desde hace años. Creo que lo estamos logrando, el hecho de que este foco sea además un atractivo turístico y de negocios es la guinda para un proyecto que lo que hace es unir y sumar actividades, personalidades y diferentes entidades para su apoyo. Está mal decirlo pero cuando un proyecto tiene unos beneficios tan altos en el sentido no solo mediático sino económicos y fundamentalmente sociales, la población general se ve beneficiada tanto a nivel común, educativo y económico.

Para la edición de 2023 va a ser complicado superarse...

Estamos trabajando ya para el año que viene porque nos sentimos muy afortunados de contar con el apoyo institucional tanto del Gobierno de Canarias como de, principalmente, el Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, del propio Ayuntamiento y por supuesto del Cabildo de Tenerife a través de Turismo de Tenerife. Sin ellos no podría desarrollarse. Recordemos que es un evento gratuito que está diseñado para todo el mundo y para que todos tengan acceso al conocimiento, al trabajo y a un networking que el festival está desarrollando para todas las personas del colectivo y no solo para ellos, sino para toda la población en general de todas las Islas. Creo no va a ser complicado superarse porque el mundo está lleno de personalidades del colectivo que han logrado, año tras año, superar muchísimos obstáculos. Han reconfigurado el rumbo de la humanidad, como el propio Alan Turing. Creo que habrá grandes sorpresas. Esto no ha hecho más que empezar. El papel de Canarias y de Tenerife es fundamental para el colectivo. El hecho de que las Islas alberguen un proyecto de estas características, donde los negocios del colectivo LGTBIQ+ tienen también un gran protagonismo, es sin duda un espejo donde otros proyectos y lugares deben mirarse para desarrollar las libertades de todos los seres humanos.

«No soy nadie sin mi equipo»

«No soy nadie sin mi equipo»

Olga Payar es la directora del Culture & Business Pride desde su nacimiento, hace apenas cinco años. Cuando se le pregunta por las claves del éxito alcanzado, no duda en restarse méritos y atribuírselos directamente a su equipo, a los profesionales que la rodean todos los años en un trabajo que no para entre ediciones. Se trata, tal y como aparecen en la foto sobre estás líneas, de Julián Corro, Alfonso Herrero, la propia Olga Payar, Marcos Fernández y Txema Martín. El Culture and Business Pride se concibe con la idea del desarrollo de una plataforma de análisis y reivindicación de los avances en la diversidad sexual y los derechos humanos, combinando de manera pionera la cultura, los negocios, el turismo y los derechos del colectivo LGTBIQ+. 

Compartir el artículo

stats