Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Absuelto de contratar a un sicario para que matara a su exesposa en Tenerife

La Sala de lo Penal del TSJC considera que los testimonios aportados por la expareja del acusado y otro denunciante no son suficientemente creíbles ni sólidos para condenarlo

Ciudad de la Justicia de Las Palmas. E. D.

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ratifica una sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife en la que se absolvió a un hombre del delito de proposición de homicidio, es decir, de intentar contratar a un individuo para que matara a su exesposa en el Sur de Tenerife. Los magistrados consideran que la acusación se basaba en los testimonios de la expareja del acusado y de otro denunciante, el varón al que supuestamente ofreció dinero para que acabara con la vida de la citada mujer. Sin embargo, llegan a la conclusión de que dichas declaraciones no son suficientemente sólidas ni creíbles para condenar al procesado.

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial dictó sentencia en septiembre del año pasado. Los hechos probados fueron que el matrimonio estaba separado judicialmente y tenía problemas de relación por la custodia de las dos hijas menores en común, de 13 y 15 años, así como por la gestión del patrimonio ganancial aún sin liquidar, que consistía en el cobro de las rentas de varios apartamentos, de los que la mujer se encargó desde la crisis matrimonial.

El hombre fue condenado en el 2016 por un delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género y, dos años después, por abandono del domicilio familiar. Dicho varón fue absuelto de una acusación de quebrantamiento de condena, así como también de varias denuncias más por violencia de género, que fueron sobreseídas o archivadas. El 13 de diciembre del 2018 se presentó una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Granadilla y en la Comisaría de Policía Nacional del Sur de Tenerife, en la que un hombre dijo que el acusado le ofreció en tres ocasiones, entre el 2017 y agosto del 2018, compensarlo con dinero si mataba a su expareja sentimental. La Sección Quinta de la Audiencia Provincial llegó a la conclusión de que «no consta acreditado que el acusado le propusiera al denunciante acabar con su exmujer».

Ahora, el TSJC afirma que «la sentencia es clara en su argumentación exculpatoria, cumpliendo con creces la doctrina (...), además de que la parte apelante nada arguye al respecto, lo que es comprensible pues la motivación expuesta cumple con la requerida jurisprudencialmente».

En la sentencia conocida ayer se indica que, «frente a lo que defiende la apelante (la exmujer del acusado), la probanza practicada no es bastante para declarar probados los hechos en la versión defendida por la exesposa». Aclara que «esta se aferra a las dos condenas penales anteriores, que, en respuesta a sus denuncias, se impusieron al ahora acusado, pero olvida que, junto a esos pronunciamientos condenatorios, obran otros absolutorios o de sobreseimiento o archivo a limine (desde el comienzo, pues no admite discusión)».

La Sala de lo Penal del TSJC concluye que, de esos antecedentes, no cabe deducir la veracidad de una acusación tan grave como proposición de homicidio. Los magistrados señalan que «existen determinados elementos de prueba incriminatorios, extraídos exclusivamente de las declaraciones de ambos testigos, pero ni cuentan con una mínima consistencia, ni son creíbles ni aparecen corroborados por datos periféricos de carácter objetivo alguno, más allá de la clara animadversión mostrada» por la mujer «hacia su exmarido». Respecto a los testimonios de los citados testigos, consideran los integrantes de la Sala de lo Penal que «aparecen influidos por los intereses de naturaleza económica que subyacen en la conflictiva relación y que se mantiene ante la falta de liquidación del régimen matrimonial», así como en el «polémico ejercicio de la guarda y custodia del que finalmente fue requerida para su cumplimiento en favor del denunciado».

El hombre denunciante trabajaba en una finca del hermano del procesado y días antes de la presentación de la denuncia se le dijo que no fuera más a la explotación, pues habían faltado algunas cosas. El acusado dijo que el denunciante lo llamó para decirle que su exmujer le ofreció 700 euros por declarar contra él y que no lo haría si él le daba esa misma cantidad en efectivo.

Compartir el artículo

stats