Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medioambiente | Contaminación del ecosistema marino

Hallan microplásticos en doradas y lubinas criadas en granjas marinas de Tenerife

Investigadores de la ULL encuentran restos de este contaminante en el tracto gastrointestinal

En la imagen de archivo se observa la presencia de microplásticos. E. D.

La revista Polymers ha editado un artículo que muestra la presencia de microplásticos en el tracto gastrointestinal de especímenes de dorada (Sparus aurata) y lubina (Dicentrarchus labrax) procedentes de granjas acuícolas marinas de Tenerife.

El trabajo realizado por el grupo de investigación en Química Analítica Aplicada (AChem) de la Universidad de La Laguna (ULL), coordinado por el profesor titular de Química Analítica Javier Hernández Borges, pone de manifiesto la amplia distribución de los microplásticos en el medio marino y el elevado grado de afección por estos contaminantes que sufren los organismos.

El estudio también señala que el problema no es única y exclusivamente del sector de la acuicultura, ya que, según otros estudios recientemente publicados se observan resultados similares en peces silvestres, detalla la ULL. Para la realización de este estudio se adquirieron 86 ejemplares de pescado, 41 de doradas y 45 de lubinas, en diferentes establecimientos, procurando que el producto procediera de granjas de acuicultura de la propia Isla.

Clasificación por tamaños

Todos los ejemplares fueron diseccionados en una cámara de aislamiento, procediendo a la posterior digestión del tracto gastrointestinal para la eliminación de los tejidos y tras la filtración del digerido, se procedió a la visualización de los filtrados en una lupa estereoscópica.

Los microplásticos fueron clasificados en función de su tamaño, color y forma (parámetros que aportan información sobre su posible procedencia), y posteriormente fue identificada su composición por espectroscopía infrarroja de transformada de Fourier.

De los 86 ejemplares estudiados se aislaron un total de 450 partículas plásticas, 208 en doradas y 242 en lubinas, con un promedio de 5,2 partículas por individuo, en su mayoría microfibras. En cuanto a los colores de las fibras, abundaban las incoloras/translúcidas (60,9% para doradas y 47,7% para lubinas), seguidas de las azules (24,8% frente al 35,3%), negras (7,9% frente al 8,7%) y rojas (5,4% frente al 4,2%).

En el caso de las doradas se encontraron también fibras blancas y rosadas en un 0,5%, mientras que las lubinas presentaron fibras amarillas (2,5%), verdes (0,4%) y violetas (0,4%). En cuanto a la composición de estos materiales se observó una prevalencia de fibras celulósicas en un 56,1% (tanto naturales como semisintéticas), junto a poliéster y poliacrilonitrilo, entre otros polímeros. Los patrones morfológicos y de composición de los microplásticos, similares para ambas especies, coincidieron con otros estudios llevados a cabo por este mismo grupo de investigación en sedimentos marinos y en erizos de mar.

Además, en un 5,8% de los ejemplares analizados se detectó la presencia de ‘marañas de microplásticos’, que constituyen estructuras de mayor tamaño, que podrían potencialmente obstruir el tracto gastrointestinal de los peces. En relación a las posibles fuentes de los microplásticos encontrados se pudo concluir que tienen un origen antropogénico, señalando los vertidos de aguas residuales y depuradas como una de las potenciales causas de introducción de este contaminante en el ecosistema.

Compartir el artículo

stats