Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Este episodio demuestra que la violencia machista «carece de un perfil»

La delegada contra la Violencia de Género del país advierte del riesgo de negar este fenómeno

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, lamentó ayer el asesinato machista de una mujer de Pontevedra de 82 años que estaba de vacaciones en Tenerife con su marido, un hecho que «demuestra que la violencia de género no tiene un perfil determinado». «Pueden ser mayores, jóvenes, ricas, pobres, con estudios, con mayor vulnerabilidad, con discapacidad, migrantes... El único factor de riesgo es el machismo y los hombres machistas», dijo Rosell tras guardar un minuto de silencio ante la Delegación del Gobierno en Las Palmas.

Apuntó que las víctimas «no son solamente las asesinadas» sino que hay muchas víctimas vivas «a las que podemos llegar a tiempo si ponemos las instituciones a su servicio». «Es contra el machismo y los hombres machistas contra los que debemos luchar para llegar a tiempo, salvar vidas y poder decir: ni una menos», subrayó. Respecto al «pico» que registra Canarias en las últimas tres semanas, donde se han producido tres supuestos casos de violencia de género, Rosell manifestó que «no hay factores que desencadenen picos en unos lugares u otros», si bien indicó que le «preocupa mucho» la «sensación de impunidad» ante determinados mensajes «negacionistas».

«Nos preocupa tanto para las personas mayores como para las adolescentes y parejas jóvenes, las más vulnerables a ese tipo de mensajes, a los bulos y a las noticias falsas sobre denuncias, sobre el feminismo o sobre las leyes de género a las que se refiere la ultraderecha», reflexionó la delegada. A su juicio, «hay que hacer un llamamiento» a quienes apoyan a la ultraderecha para que hagan un «ejercicio de responsabilidad» ya que, en su opinión, el negacionismo «abona el silencio de las víctimas y ese es el mejor cómplice del agresor para que no salgan de ese círculo de violencia», señaló.

La directora del Instituto Canario de Igualdad (ICI), Kika Fumero, abogó por «reforzar» la red de ayudas, coordinación y apoyo a las víctimas y pidió responsabilidad social.

Compartir el artículo

stats