Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia

Aislada en una parroquia de Pontevedra: “Estoy desesperada”

Tras años de lucha, Carmen Reboreda pide ayuda para solucionar la falta de acceso a su vivienda

Carmen Reboreda mostrando al concejal de Obras, Vicente Lamas, el sendero hacia su casa. R. Grobas

Lleva años luchando y pagando el precio de que su casa se encuentre en un lugar de difícil acceso, en A Pousadoura, Chapela (Pontevedra). La única vía de salida más o menos adecuada atraviesa un camino privado, que tras un proceso judicial con el dueño de la propiedad, perdió. María del Carmen Reboreda, en aquel entonces, no pensó que el único sendero de tierra que llega a su casa quedaría así para siempre. Vaticinó que, quizá, con el tiempo, la zona se urbanizase, arreglando con ello su problema. El sendero es un antiguo camino de servidumbre que no se encuentra dentro del inventariado municipal, y sobre el que el Concello no tiene potestad.

Los años pasaron y Carmen sigue todavía más aislada que antaño, si cabe. Sus problemas de salud –a punto de enfrentarse a una operación de columna– le impiden subir la cuesta de tierra hasta su casa. “A mi casa no llega el butanero, no llega la furgoneta del supermercado, solamente el cartero. Dependo de mi hijo para todo. Y él también trabaja, no puede estar todo el tiempo yendo y viniendo. Tuve la oportunidad de que un nieto se quedara conmigo en casa junto con su mujer, pero cuando su hijo nació tuvieron que marcharse porque no subía ni el carrito de bebé. Estoy desesperada. No puedo subir apenas la cuesta. Y cuando voy a la compra traigo “a los poquitos” porque no puedo. Y ahora que a lo mejor me tengo que operar porque tengo mal la columna, ¿cómo voy a hacer?, me quedaré aislada”, lamenta.

Rodeada de maleza

Además, dada la situación de la vivienda, situada en un entorno rural con amplia vegetación, la maleza ha campado a sus anchas alrededor de la casa de Carmen. “Tengo miedo de que un día haya un incendio porque ardería dentro de mi casa al completo”, explica.

Ante la situación límite en la que esta vecina de A Pousadoura se encuentra, el Concello se ha personado en su casa, a través de su representante de Urbanismo, Vicente Lamas, para conocer más al detalle la situación y así poder asistir a Carmen. Desde el consistorio se ha ordenado el desbroce de las inmediaciones de la casa, así como ha reiterado su compromiso a estudiar la situación y poner todos los recursos municipales al alcance para ayudar a la vecina y “evitar que se quede aislada”.

Compartir el artículo

stats