Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Celebración

El obispo de Alicante invita a los niños a tener en la mesilla de noche una imagen de Jesús para hablar con él

El nuevo prelado de la Diócesis Alicante-Orihuela se muestra muy cercano a los peregrinos infantiles en su debut en la celebración de la Santa Faz

El obispo José Ignacio Munilla recibe a los niños en la Peregrina Escolar de Santa Faz. PILAR CORTÉS

"Es mi héroe", ha afirmado uno de los miles de niños alicantinos participantes en la segunda jornada de la Peregrina Escolar al encontrarse con el obispo de Alicante-Orihuela, José Ignacio Munilla, nuevo en la celebración de la Santa Faz, que ha debutado en la popular celebración con la recepción a unos romeros muy especiales, los de corta edad, en quienes el Ayuntamiento y la Iglesia intentan que eche raíces la tradición de rendir homenaje al rostro de Cristo que se venera en el monasterio desde hace cinco siglos para que se mantenga en las futuras generaciones.

Después de la avanzadilla de este martes, con los primeros colegios en romería, en esta jornada más de dos mil niños de una veintena de colegios han tomado el caserío con sus mochilas y ni siquiera la lluvia del final de la mañana ha aguado la fiesta. Con ellos iban unos 150 profesores y se ha unido en esta ocasión el colegio diocesano de Santa Clara de Toledo que participa por primera vez en esta peregrinación.

El obispo se ha mostrado muy cercano a los menores que llenaban los bancos del monasterio y, micrófono en mano, grupo a grupo, ha ido hablándoles de Cristo y de su mirada, instándoles a tener en la mesilla de noche una imagen de Jesús para hablar cada noche con él, ante la atenta mirada de las monjas Agustinas de Santa Faz que custodian la Reliquia desde 2019, reunidas tras la reja del coro.

Munilla les ha explicado que la Santa Faz es Jesús en el Sagrario, y que el santuario de Alicante lleva el nombre de la Santa Faz porque conserva el rostro de Jesús. El prelado ha confirmado que mañana realizará caminando la romería entre Alicante y el monasterio con la Peregrina oficial por primera vez dado que apenas lleva dos intensos meses al frente de la Diócesis.

Su mensaje de amor a Cristo y al prójimo lo ha hecho llegar, de forma incansable, grupo tras grupo, incluso en la antesala del camarín, donde reunió a algunos de los colegios mientras en la iglesia un sacerdote recibía a otros centros dada la gran cantidad que se han acercado esta mañana al monasterio de la Verónica. Encuentro que en todos los casos ha concluido con un "¡Faz Divina, misericordia!" por tres veces, con los chiquillos exclamando este mensaje cada vez más alto.

Faz Divina

"Se dice misericordia porque la Faz Divina es el rostro de Jesús, es la expresión de los ojos misericordiosos. Son ojos de amor. Que esta visita haya servido para enamorarnos un poco de Jesús", ha señalado.

"Rezaremos por las noches, dijo yo", les ha preguntado. "Si a alguno se le ha olvidado, esta visita es buena ocasión para empezar. Os animo a tener una estampa de Jesús y mirarle a los ojos, os va a ayudar a entender cómo te ama y te conoce, porque sabe vuestro nombre. Tened una imagen de Jesús en la mesilla y hablad y rezad con él", ha comentado el obispo a los escolares.

"No nos avergoncemos nunca del nombre de Jesús, ni de gritar su nombre y su misericordia. Vergüenza ninguna, con todo el alma y el corazón. Qué bien se está aquí, en la casa de Jesús, se está a gusto. Hay que saber disfrutarlo, no decir me canso o me aburro", ha proseguido monseñor Munilla en una labor evangelizadora y de pastor con los más pequeños.

El prelado ha abundado en que los evangelios dicen cómo mirar con amor y se habla de la mirada de Jesús, por ello ha destacado ante los estudiantes que estos textos nunca dicen nada sobre el color de sus ojos, tan solo que tenía una mirada llena de amor que impresionaba, "penetrante, que cambiaba la vida de aquel que se dejaba mirar. Todos tenemos que prepararnos para ver a Dios, acostumbrarnos a su maravillosa mirada. Jesús es el mejor amigo y mirarle a los ojos es volverse misericordioso". Dirigiéndose a los niños, les preguntaba, ¿de qué color son tus ojos?, y cuando le respondían azules o marrones, replicaba que "misericordiosos".

También les ha contado la historia de un señor de Acción Católica que iba a ser fusilado durante la guerra, y mientras esperaba leía en un evangelio que tenía escondido en su celda los pasajes sobre la mirada de Jesús. Finalmente fue liberado y decidió escribir, ha relatado, el libro "Las miradas de Jesús".

Además de los escolares, que han llevado carteles como uno en el que se leía "Unidos somos más", han acudido a visitar a la Santa Faz jubilados de la Asociación de Pensionistas Ferroviarios, que han pedido por la paz en Ucrania, y usuarios de APSA.

Compartir el artículo

stats