Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elche

Denuncian a una explotación ganadera por tirar corderos muertos a un barranco de Elche

La Policía Local expuso el caso ante Sanidad tras detectar restos de animales en avanzado estado de descomposición -Los responsables se exponen a sanciones de hasta 60.000 euros

Uno de los barrancos del término municipal de Elche, en imagen de archivo. / ANTONIO AMOROS

La Policía Local de Elche denuncia ante Sanidad a una explotación ganadera por arrojar corderos muertos a un barranco. La Unidad de Urbanidad y Medio Ambiente (UMA) del Cuerpo fue alertada hace unos días por vecinos de la partida de Altabix y senderistas de la aparición de varios cadáveres de corderos en avanzado estado de descomposición en un barranco de la partida rural.

La dotación policial rastreó la zona y encontró los restos óseos, de al menos dos corderos, que todavía conservaban los crotales auriculares de identificación electrónica, hecho que, tras las oportunas pesquisas, permitió a los agentes localizar la explotación ganadera a la que supuestamente pertenecían.

Una vez en las instalaciones de la explotación ganadera, los agentes identificaron a su titular y comprobaron la documentación preceptiva para la actividad. Asimismo, detectaron varios incumplimientos relativos al bienestar animal. Las infracciones abarcaban aspectos como el mal estado en que se encontraba el lecho en el que reposan, carente de paja y con una gran acumulación de deyecciones, además de no presentar el código de buenas prácticas ni el plan de limpieza de desinfección, desinfectación y desratización (PLDDD), que resultan obligatorios en este tipo de actividad.

Tal y como indican desde la Policía Local, la ley prohíbe expresamente el abandono de animales muertos o moribundos, siendo preceptiva la contratación de los servicios de un gestor de tratamiento de cadáveres para las especies ganaderas. En casos como este, los responsables se exponen a sanciones que oscilan entre 600 y 60.000 euros, así como la suspensión de temporal de la actividad ganadera entre 1 y 5 años.

Compartir el artículo

stats